ENTREVISTA A LA DELEGADA EPISCOPAL DE ENSEÑANZA DE LA DIÓCESIS DE CÁDIZ Y CEUTA

MCS-OBISPADO CÁDIZ Y CEUTA

INICIO

“La sociedad paga muy caro querer quitar a Dios del medio”

Con motivo del Encuentro Anual de Profesores de Religión, que se celebró el pasado sábado12 de mayo en Chicalana de la Frontera, y de la campaña organizada por la Conferencia Episcopal Española, “Yo soy el camino, la verdad y la vida. ¡Apunta a tu hijo a la clase de Religión!, conversamos con Isabel López, Delegada Episcopal de Enseñanza de la Diócesis de Cádiz y Ceuta, que nos recibió, muy amablemente, en su despacho de la sede del Obispado en Cádiz, donde nos expuso su visión personal del tratamiento que se le da a la asignatura de Religión en nuestra diócesis y en el resto de España.

Pregunta: ¿Cuáles son los motivos para que se haya puesto en marcha la campaña “Yo soy el camino, la verdad y la vida. ¡Apunta a tu hijo a la clase de Religión!”?

Respuesta: Como Delegada de Enseñanza considero de gran importancia las clases de Religión, ya que es la manera más eficaz de que esos jóvenes, que no pisan la Iglesia, se acerquen a ella. Los profesores de Religión, que enseñan los valores del Evangelio, son el rostro de la Iglesia para esos niños y jóvenes, por ello es de suma importancia de cara al futuro de la Iglesia. De esta manera, la Conferencia Episcopal Española, cada año, hace una campaña a nivel nacional y desde todas las delegaciones de enseñanza la potenciamos para que todos los profesores la propaguen de la mejor manera posible.

P: ¿Cuáles son los objetivos que se pretenden conseguir con esta campaña?

R: Que los alumnos que se apunten no sólo sigan estando en las clases, sino concienciar a toda la sociedad para que cada vez sean más. En nuestra tierra nacen campañas laicistas tremendas y se quiere frenar esto.

P: ¿Cómo ha sido la evolución de las clases de Religión en los últimos 20 años?

R: La verdad es que el porcentaje de niños que se apuntan a las clases de Religión ha descendido, sobre todo en los últimos años. Por otro lado, también se constata que el número global oscila de un año a otro, hay años que hay más y otros que hay menos. También hay un repunte de niños que se apuntan a esta materia que vienen de familias de inmigrantes, que tienen una cultura y una tradición cristiana arraigada. En cuanto a los materiales y a la formación del profesorado ha mejorado y mejora considerablemente año tras año.

P: ¿Qué enfoque se les da y cómo se desarrollan las clases?

R: A nivel didáctico y de nuevas tecnologías hay mucha preparación. La mayoría de los docentes de la diócesis están muy preparados, incluso muchos de ellos tienen páginas web propias relacionadas con las clases. Los profesores de Religión siguen siendo grandes referentes de los centros educativos, son grandes dinamizadores de la vida del centro.

P: ¿Qué diferencia existe entre un niño que recibe clases de Religión y uno que no?

R: Sobre todo en el analfabetismo religioso, algo que luego se ve reflejado desde el punto social y cultural. Los contenidos de las clases de Religión suponen estar formado en el modelo de Cristo y adquirir valores sociales. Los niños más formados en solidaridad son los que reciben clases de Religión.

P: ¿Qué preparación tiene el profesor de Religión y cuál es el mensaje principal que debe enseñar?

R: Todos los profesores de Religión están “mucho más preparados” que un profesor de otra asignatura a su mismo nivel y explico el porqué. En el caso de secundaria, tienen el nivel de una licenciatura y además tienen una diplomatura en Ciencias Religiosas. Con respecto a la primaria, tienen la categoría de maestros y además tienen la DECA (Declaración Eclesiástica de Competencia Académica). En cuanto al mensaje que el profesor debe enseñar, el alumno debe conocer el modelo de vida que presenta Cristo.

P: ¿Cómo acogen los propios alumnos las clases de Religión?

R: En general, los alumnos que se apuntan están muy contentos porque encuentran que sus profesores les quieren y se dan a ellos. Muchos niños se deciden por las clases de Religión por la personalidad del propio docente.

P: ¿De qué manera se implican las familias y qué importancia cree que dan éstas a las clases de Religión?

R: Pues como en todo, hay familias que se implican mucho y otras que no le dan importancia. Son las familias, los padres los que tienen que luchar por las clases de Religión. Esto no es ni más ni menos que un derecho de los padres, ante el maltrato que en muchas ocasiones sufre esta asignatura.

P: ¿Qué tratamiento dan los propios centros escolares a las clases de Religión?

R: Pues también es muy variado. Hay centros que tienen al profesor una extraordinaria consideración y otros que no. Cada centro educativo es un mundo. Hay profesores, en algunos centros, que no tienen ni una simple taquilla para dejar sus cosas. La verdad es que los profesores de Religión “maltratados” son una minoría en nuestra diócesis.

P: ¿Cómo cree que se ve desde fuera las clases de Religión, qué importancia le da la Sociedad y el Estado?

R: Me doy cuenta que ocurren varias cosas. Hay familias que van viendo la necesidad de frenar los ataques laicistas que salen, pero estas familias, desgraciadamente, son una minoría porque vivimos en una sociedad, predominantemente, indiferente. En cuanto al Estado, la lucha con los organismos públicos es constante para que tengan en consideración nuestras necesidades.  La sociedad paga muy caro querer quitar a Dios del medio, muchas veces parece que la Iglesia no sea muestra de nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s