MUCHO RUIDO Y POCO I.B.I.

A.MONTERO / OPINIÓN

INICIO

Tengo la sensación, a raíz de la polémica creada por el tema del IBI y la Iglesia Católica, de que existe un porcentaje de población “indignada” que desearía desahogar su rabia contenida contra políticos, banqueros y sindicatos pero que sólo consiguen dar palos al aire con las manos atadas contra un objetivo erróneo.

Desde esta tribuna digital me permito destacar públicamente, a modo de opinión, lo que comento en privado con amigos y compañeros después de leer las últimas noticias que sobre este tema han salido a la opinión pública. Estoy seguro de que todo esto me ayudará a profundizar sobre cuál es la verdadera riqueza de la Iglesia, en este caso de la Iglesia Gaditana.

La Iglesia gaditana sólo aportaría el 8% del total del IBI en Cádiz

Según un artículo publicado en el Diario de Cádiz el pasado 28 de mayo, el Obispado tendría que abonar a las arcas municipales 194.631 euros en base al valor catastral de los inmuebles dependientes de la Iglesia Católica sólo en Cádiz capital.

Es decir, el IBI que pagaría la Iglesia local al ayuntamiento de Cádiz sólo sería el 8% del total recaudado mientras que la suma de los pagos de otras instituciones ajenas al obispado gaditano asciende a 2,5 millones de euros.

Teniendo en cuenta que la mayor parte de los inmuebles pertenecientes a la Diócesis se concentran en la capital, se puede considerar una cifra pequeña si la comparamos con los 2.445.403 euros que sólo el ayuntamiento gaditano ingresaría por el pago del resto de edificios catalogados como de Bien de Interés Cultural (BIC) como colegios, Diputación, administraciones públicas, universidad y edificios municipales.

El Carranza vale más que la Catedral

Curiosamente, el fútbol tendría que pagar más IBI que la propia Iglesia Católica. Por ejemplo, para los amantes del llamado “deporte rey”, sólo el estadio Carranza pagaría 15.385 euros frente a los 13.000 euros de la Catedral de Cádiz, el inmueble más valioso desde el punto de vista catastral de la Iglesia gaditana según los datos aportados por el citado artículo.

Otros edificios, como el de los sindicatos en la avenida, sí que lo pagan pero a través del Ministerio de Empleo. Es decir, que los sindicatos pagan el IBI de sus edificios a través de los impuestos de los ciudadanos aunque, reconozcámoslo,  sin la posibilidad de marcar o no su casilla correspondiente en la Declaración de la Renta.

Sin privilegios

Ese no es el caso de la Iglesia Católica en España que, desde la Renta 2007, se autofinancia un 25% a través de su conocida campaña “X tantos”. Es decir, los contribuyentes eligen libre y voluntariamente, cada año, poner o no la X en su Declaración de la Renta a favor de la Iglesia Católica, percibiendo ésta únicamente la cantidad que resulta de la asignación tributaria y no percibiendo dinero con cargo a los presupuestos Generales del Estado para su sostenimiento básico.

Un cura por cada centro social

Desde el Hospital de Mujeres, sede del Obispado gaditano, no siguen con mucho interés el asunto porque, reconocen, “es un tema recurrente año tras año”.

Da la sensación, cuentan, de que “tenemos que estar casi suplicando y demostrando algo que de lo que estamos exentos”. Cierto, porque también están exentos del pago, entre otras, las Fundaciones, las Asociaciones de utilidad pública, las federaciones deportivas, los partidos políticos, los sindicatos, las iglesias evangélicas, las comunidades hebreas y musulmanes. Pero, por una vez, parece que sólo existiera la Iglesia Católica.

Lo que la Iglesia Diocesana de Cádiz aporta se puede seguir en la presentación de cuentas que se hace, cada año, con motivo de la campaña del Día de la Diócesis por el mes de noviembre y por la cual se autofinancia en otro tanto por cierto.

Durante la pasada campaña informativa del 2011 aportaron datos concretos: 117 parroquias, 150 sacerdotes, 146 centros sociales y 117 Cáritas parroquiales. Atendiendo, durante el pasado 2011 a 123.958 personas y destinando a estos fines más de millón y medio de euros.

Esto equivale a más de un sacerdote por cada centro social que administra la Diócesis y una inversión económica siete veces mayor a los 195 mil euros del IBI calculado para la Iglesia en la ciudad de Cádiz.

No sólo es una labor de Cáritas

El pago del IBI supondría un gasto añadido de dinero para la Iglesia Gaditana que ahora no se tiene. Esto afectaría a la ya debilitada economía de muchas parroquias, instituciones o asociaciones eclesiales que ya de por sí les cuesta pagar cada mes las facturas de la luz, agua, basura y teléfono. “Está claro que si obligaran a pagar habría que pagarlo, pero también es claro que restaría recursos económicos para otras actividades propias de la institución”, opinan desde la administración diocesana.

Aunque son muchos los Consistorios y asistentes sociales de los ayuntamientos que dirigen sus personas a los centros de Cáritas, también nos encontramos con la gran labor silenciosa que ofrecen directamente las parroquias con su párroco a la cabeza.

Ese es el caso de muchos sacerdotes diocesanos, no sólo en Cádiz y Ceuta, que cada tarde se encuentran con una cola de personas a la entrada de sus despachos en barriadas tan delicadas socialmente como puede ser en el Junquillo de La Línea o la Paz en Cádiz, por decir alguna. En muchos casos, los sacerdotes, se ven desbordados por la atención asistencial de personas que acuden con pocos recursos y que, por contraste, no aguardan colas a las puertas de las sedes de los sindicatos ni de los partidos políticos.

Otro sacerdote diocesano, pero en este caso Defensor del Pueblo Andaluz en funciones, es José Chamizo. El pasado 28 de mayo defendió públicamente la posibilidad de que paguen todos. Así lo recogió la agencia de noticias Europa Press destacando sus palabras en las que decía que, el IBI, “debe pagarlo todo el mundo, incluidos sindicatos y partidos, y no solo la Iglesia”, porque “si no parece que van en la dirección de ataque” a la institución católica.

Al margen de que este tipo de maniobras contra los que más aportan para contener la pobreza convulsione sin necesidad a la opinión pública en tiempos difíciles, vale la pena resaltar que suelen coincidir “casualmente” estos debates con la campaña que hace la Iglesia con motivo de su casilla en la Declaración de la Renta, a través de la campaña informativa  “X tantos”.

No sé vosotros, lectores, pero a mí me queda bastante claro que la aportación caritativa, asistencial, cultural y patrimonial que hace la Diócesis de Cádiz a la sociedad, y no sólo en su sede episcopal, sigue siendo mucho más rica que ese 8% de IBI dichoso.

Aunque ciertos sectores de la vida pública sigan insistiendo, a base de publicitarlo en sus medios de comunicación, lo que otros deberían pagar por el bien público que hacen, me parece a mí que aquí hay mucho ruido pero poco IBI eclesial.

Jornada Iglesia Diocesana 2011 Cádiz y Ceuta

3 pensamientos en “MUCHO RUIDO Y POCO I.B.I.

  1. A Jesús no le hizo falta responder, porque sus obras hablaban por Él… La Iglesia SÍ tiene que hablar, pues nuestras obras no siempre han sido tan brillantes como las de Cristo… En una sociedad en la que se confunde todo Sí es necesario aclarar algunas cosas … “Estad prontos para dar razones a todo el que os pida explicaciones…hacedlo con dulzura y respeto, como quien tiene limpia la conciencia…” 1Pe 3, 15-16

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s