“NO CONSIDERO QUE PODAMOS DECIR QUE NUESTRA IGLESIA DIOCESANA NO TENGA VITALIDAD”

MCS-OBISPADO CÁDIZ Y CEUTA

INICIO

José María Bravo, Delegado Episcopal para el Diálogo Fe-Cultura y el Año de la Fe.

El padre José María Bravo, Diálogo Fe-Cultura y el Año de la Fe, en el Obispado de Cádiz

El padre José María Bravo, Diálogo Fe-Cultura y el Año de la Fe, en el Obispado de Cádiz

Hace unas semanas, el Obispo Diocesano, Mons. Rafael Zornoza Boy, hacía público nuevos nombramientos en la diócesis. Entre ellos, de los más destacados, por ser de nueva creación, el de José María Bravo Aragón como Delegado Episcopal para el Diálogo Fe-Cultura y el Año de la Fe.

Bravo, nacido en Alhaurín el Grande (Málaga), aunque lleva casi toda la vida en nuestra diócesis, actualmente ostenta el cargo de Arcipreste de Chiclana de la Frontera y miembro del Colegio de Consultores de la Diócesis de Cádiz y Ceuta, ha sido Rector del Seminario Diocesano de Cádiz y Ceuta, Director del Instituto Español Bíblico y Arqueológico de la Universidad Pontificia de Salamanca (Casa de Santiago) en Jerusalén, entre otros muchos cargos. Es Licenciado en Sagrada Escritura por el Pontificio Instituto Bíblico de Roma y cursó estudios de Doctorado en Teología Bíblica en la Pontificia Universidad Gregoriana de la capital italiana. Además domina varios idiomas (inglés, italiano, francés y alemán), algo que se ve reflejado en su parroquia de Nuestra Señora de Europa del Novo Sancti Petri, en la que se celebran misas en varios idiomas.

¿Nos podría concretar las funciones y el objetivo de esta Delegación que el Sr. Obispo le confía?

La Delegación tiene la función de fomentar las relaciones entre Fe y Cultura. Desde hace muchos años en la Iglesia existe el interés y la preocupación de que haya una diálogo fructífero entre la Fe y la Cultura, es decir entre la tarea de anuncio del Evangelio en la realidad concreta en la que vivimos los creyentes.

¿Cuál sería la relación entre el diálogo fe-cultura y la promoción de la nueva evangelización querida por el Papa?

Es un espacio muy amplio. La cultura abarca todas las dimensiones de la persona, no sólo las manifestaciones exteriores a través de las distintas expresiones artísticas, sino muy especialmente todo el sistema de valores y de pensamiento desde el cual los seres humanos nos planteamos y desarrollamos nuestra existencia. En este sentido los cristianos tenemos un mensaje importante que ofrecer: el sentido de la vida que nos ofrece Jesucristo.

¿Cómo se plantea esta tarea en nuestra diócesis?

Al ser una Delegación de nueva creación, tendremos que ir “inventándola”. Pero no partimos de cero, sino que en estrecha colaboración con otras delegaciones diocesanas, recogeremos cuanto hasta ahora se ha venido haciendo en el ámbito universitario, de la enseñanza, del patrimonio artístico, etc. Desde ahí iremos planteando los nuevos caminos a recorrer.

¿Cómo le explicaría a la diócesis qué es el Año de la Fe?

Sencillamente es una invitación que hace el Papa a “que nadie sea perezoso en la fe”, como dice en su carta de convocatoria “Porta Fidei”. Es decir, se trata de profundizar en los contenidos de nuestra fe, en la vida concreta a la que nos llevan y muy especialmente en la vida de caridad exigida por la fe.

¿Considera qué en la diócesis de Cádiz y Ceuta hay una crisis de fe?

Cuando se menciona la palabra “crisis” probablemente todos pensamos en algo negativo. Sin embargo, crisis significa juicio, reflexión, pararse un momento para analizar las cosas. No considero que podamos decir que nuestra Iglesia diocesana no tenga vitalidad; lo que sí pienso, desde las conversaciones con otras personas, es que necesitamos pararnos un momento, ver qué estamos haciendo como evangelizadores, qué merece la pena realizar, qué caminos nuevos hay que recorrer.

A nivel personal, ¿cómo se siente ante esta misión que le encarga el Obispo diocesano?

Por un lado me siento halagado por la confianza que muestra el Obispo al hacerme este encargo; por otro, un poco abrumado, al menos en estos inicios, con la duda de si la nueva Delegación estará a la altura que es necesaria.

Al ser este un cargo de nueva creación, principalmente pensado para el Año de la Fe, ¿piensa que este será un cargo efímero o que podrá permanecer en el tiempo?

La Delegación no sólo tiene el encargo de coordinar las actividades relacionadas con el Año de la Fe. Además, una de las cuestiones básicas que nos planteamos en la Delegación es qué haremos después del Año de la Fe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s