LAS PRIMERAS LLUVIAS INUNDAN LA IGLESIA DE LA MERCED DE CÁDIZ

JESÚS C. CARRILLO / EL OBSERVADOR GADITANO

INICIO

Parte de las cubiertas pendientes de reparación, desde el campanario de la iglesia

Parte de las cubiertas pendientes de reparación, desde el campanario de la iglesia

La delicada situación en la que se encuentran parte de los forjados de la iglesia de la Merced ha vuelto a dar un susto en una de las parroquias más necesitadas de la ciudad. La alerta amarilla por lluvias en la que ha estado sumida la ciudad durante toda la jornada del jueves ha tenido consecuencias en distintos puntos de la capital. Calles anegadas o garajes inundados han sido las principales consecuencias de una jornada de intensos aguaceros.

Las fuertes lluvias también se han dejado sentir en la parroquia de la Merced. Concretamente ha sido durante la tarde cuando los feligreses han descubierto las goteras que estaban afectando a zonas del interior de la iglesia y dependencias parroquiales. Es entonces cuando se ha descubierto que el origen del problema se encontraba en las cubiertas del templo. La obstrucción de uno de los bajantes ha provocado que el agua se acumule en la azotea, precintada parcialmente por le riesgo de derrumbe de parte de los forjados. Al bajante obstruido por la elevada cantidad de agua caía se ha sumado la rotura de claraboyas que han facilitado la entrada de agua a la parte precintada de los salones parroquiales. Así, el agua ha pasado de las cubiertas y la primera planta hasta afectar a dependencias parroquiales como los archivos. Igualmente, las goteras han aparecido en la iglesia justo delante de la capilla de los titulares de Sentencia, sin que haya que lamentar daño alguno a las imágenes.

No es la primera vez que el estado de conservación del templo da un susto a sus feligreses. Hace ya unos dos años, parte de las dependencias parroquiales colapsaron. Con la iglesia ya en manos del Obispado (tras la marcha de los mercedarios), la Gerencia de Patrimonio se encargó de arreglar esta parte de los forjados derrumbados para poder adaptarlo a vivienda parroquial. Sin embargo, de la actuación quedó fuera el resto de las cubiertas, también afectadas por unos forjados a punto de caer. De esta forma, los salones parroquiales del primer piso quedaron precintados e inutilizables a la espera de una actuación que no termina de llegar.

Ahora, estas inundaciones evidencian la necesidad de intervención sobre las cubiertas de estas dependencias parroquiales levantadas en los años setenta. Pese a la relativamente reciente construcción, al parecer la falta de calidades de estas edificaciones adosadas a los antiguos muros de la iglesia, ha provocado que sus forjados se resientan. Así las cosas, en la parroquia temen que nuevas lluvias empeoren aún más esta zona deteriorada hasta provocar un nuevo colapso en el templo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s