RETABLO PARA LA VIRGEN NIÑA

Manolo López

INICIO

La parroquia de San José, el pasado día dos de marzo, después de la Eucaristía de ocho de la tarde, convocó a todos los presentes para la bendición del retablo que ha sido diseñado y construido por el padre José Díaz López, vicario parroquial y capellán del Hospital “Puerta del Mar”.

La imagen de la Virgen Niña, que ha estado situada en el retablo central del templo, ha sido colocada en una hornacina, y el padre José Díaz, ha mostrado una vez más sus maravillosas virtudes, al realizar este retablo para la imagen.

El Padre Federico Salvador y Ramón y la Madre Rosario Arrevillaga Escalada, en la ciudad de México el 23 de Febrero de 1901, movidos por el Espíritu de Dios formaron en la Iglesia la familia religiosa de Esclavas de la Inmaculada Niña, que el primero de Mayo de 1963 adquiere toda su dimensión eclesial con el decreto de alabanza otorgado por su Santidad Juan XXIII.

Así fue como surgieron las Esclavas de la Inmaculada Niña cuya misión es “revivir en la Iglesia el anonadamiento de Cristo, a través de la imitación de María en el misterio de su Infancia, buscando en todo la mayor gloria de Dios; y trabajar en la extensión del reino de Dios mediante la evangelización y educación cristiana, dedicándonos especialmente a la niñez y juventud, prefiriendo a los más necesitados moral, intelectual y materialmente en cualquier lugar donde la Iglesia las llame empleando los medios más oportunos y eficaces, en actitudes de adaptación permanente a las necesidades de las personas, de los lugares y de los tiempos”.

A partir de esa fecha, además de continuar su expansión por América Latina y Marruecos se fundaría  en diferentes lugares de España: Melilla (1923), nuevamente Granada (1925) el Ejido (1928), Madrid (1929), Aldán-Pontevedra (1948), Almería(1961), Cádiz (1975), Almuñecar (1988), Viveiro-Lugo (1988), Orense (1992), Cedeira-La Coruña (1998), “siempre buscando dar a conocer a Dios a los niños”.

Las religiosas Esclavas de la Inmaculada Niña, desempeñan una labor importante dentro de la comunidad parroquial, participando en Pastoral de Enfermos, Manos Unidas, Grupo Juvenil,  administración de la Sagrada Eucaristía a los enfermos… y sobre todo son un testimonio viviente, de entrega y disponibilidad con los niños del hogar, que tienen a su custodia; donde ejercen de padres y madres, dando lo mejor de ellas mismas, que no es otra cosa que mucho amor, comprensión y educación integral a esos niños y niñas que pasan parte de sus vidas en el Centro Inmaculada Niña..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s