Hallan en Algeciras restos que apuntan a un cementerio cristiano tardoromano o bizantino

Europa Sur / María E. Selva

INICIO

Imagen de los restos hallados en las inmediaciones de Villa Smith, junto al Parque de Las Acacias. Foto: Europa Sur

Imagen de los restos hallados en las inmediaciones de Villa Smith, junto al Parque de Las Acacias. Foto: Europa Sur

  • Aparece material de época romana en las obras del muro del Parque Las Acacias La datación del hallazgo oscila entre los siglos VI y XIV

Bajo Algeciras no deja de aflorar su historia. En las inmediaciones del Parque Villa Smith han aparecido restos de lo que se apunta que podría ser un cementerio cristiano -el primero que aparecería en la ciudad-, además de cultura material de origen romano. Según informó ayer la concejal de Cultura de Algeciras, Pilar Pintor, la datación del hallazgo oscila entre el siglo VI y el XIV d.C., en base al informe elaborado por el equipo del Museo Municipal a través del arqueólogo Rafael Jiménez.

No obstante, se debe subrayar que estos son los primeros indicios tras la inspección ocular. Los restos óseos y los materiales serán trasladados a las dependencias municipales para su estudio pormenorizado.

Este hallazgo se enmarca precisamente en los trabajos coordinados por las áreas municipales de Urbanismo y Cultura. Se trata de una actividad arqueológica en el Parque de las Acacias. La intervención se planteó como consecuencia de unas obras a desarrollar con carácter de urgencia para la sustitución de un tramo del cerramiento perimetral, ante el peligro de su inminente desplome.

Durante las obras aparecieron los restos de material romano y, ante tales evidencias, se decidió realizar una intervención arqueológica. Explicó Pintor que los hechos fueron comunicados a la Delegación Territorial de Cultura en Cádiz y se giró una visita por parte de la arqueóloga provincial, en compañía del homólogo municipal y técnicos de Urbanismo. A partir de ahí se inició la intervención arqueológica hace dos semanas y ahora mismo está con seguimiento de Jiménez, que una vez realice el informe final se remitirá a la delegación territorial.

Se ha realizado un sondeo de 6×2 metros en el que se han hallado restos de al menos dos períodos. Según subraya el informe municipal, el más moderno se relaciona con un cementerio del que hasta ahora se han descubierto dos tumbas y hay indicios de al menos otra más. Por este motivo su datación definitiva es aún incierta, aunque se aproxima a los periodos citados.

Destacar que las inhumaciones atienden al rito cristiano, ya que los cadáveres se disponen decúbito supino -boca arriba-, además están excavados en una fosa simple sobre una escombrera con abundante material romano. Siendo, según se refiere en el informe, de gran valor ya que de este camposanto no había noticias. Apuntar al respecto que las necrópolis descubiertas en otras ocasiones han sido siempre musulmanas.

Por otra parte, en torno al hallazgo, la fase más antigua corresponde con un complejo industrial dedicado a la salazón del pescado a continuación del barrio industrial que se extiende por la calle San Nicolás, que es Bien de Interés Cultural (BIC).

Sobre la cronología, argumentó Pintor que “es muy amplia” porque en la zona hay estudios de época Tardorromana y Bizantina. Destacó, en este sentido, que hay que remitirse a las investigaciones más recientes que apuntan a que allí estuvo la ciudad romana y luego la meriní. Además, aprovechó para recordar que “las investigaciones históricas y arqueólogas de alguna manera corroboran las tesis de esa Julia Traducta, esa ciudad romana, que existió y efectivamente aparecen enterramientos que podrían ser desde Tardoromana y Bizantina, que hay trabajos muy recientes de esa Algeciras romana, o ya sería del periodo meriní. Pero en todo caso si son de un periodo más avanzado son cristianos, no musulmanes”.

La zona de intervención arqueológica está justo en el acceso a la sede de la Mancomunidad de Municipios. Junto a Jiménez hay un equipo de profesionales que están trabajando de forma concienzuda para tomar mediciones y todo tipo de detalles para ampliar la historia algecireña.

Salir de las periferias, por Pedro Fernández Alejo, trinitario, capellán del C. P. de Algeciras

ECCLESIA DIGITAL 

INICIO

Mons.Zornoza en Botafuegos

Mons.Zornoza en Botafuegos

Ante el día de Nuestra Señora de la Merced. Secretariado Diocesano de Pastoral Penitenciaria. Diócesis de Cádiz y Ceuta, Centro Penitenciario de Botafuegos – ALGECIRAS

La Fiesta de Ntra. de la Merced, patrona de los presos, cuya celebración es el día 24 de septiembre, nos invita a los cristianos y gente de buena voluntad, a repensar el Evangelio de Jesús de Nazaret desde la perspectiva del “encuentro”. Jesús estaba en constante movimiento; su misión era itinerante y recorría  los caminos de Galilea y de Judeaen busca demarginados y excluidos,de leprosos y endemoniados que salían de los sepulcros y  habitaban en lugares inhóspitos e inhumanos. Salía al encuentro de todos aquellos que, por el camino de la vida, seguían suplicando migajas de compasión, de alivio de sus sufrimientos, de dignidad para sentirse personas.Salía, incluso, más allá de los límites geográficos y religiosos de Israel, como Samaria, Tiro o Sidón. Jesús convirtió su vida en un permanente “encuentro”  con todo aquel que le necesitaba, o que él veía que necesitaba ayuda. Por eso su actitud era la de estar siempre en marcha;“vayamos a otras aldeas cercanas…”, “salid a los caminos…”

Este fue el legado que nos dejó Jesús desde sus actitudes y su Palabra. Nos encomendó una misión claramente exigente y comprometida: “id por todo el mundo anunciando la Buena Noticia del Reino”. Y esa Buena Noticia tiene unos destinatarios bien definidos: “los pobres son evangelizados”. Ellos son los primeros en  recibir  esa Buena Noticia de que Jesucristo les ama y que son sus preferidos. Lo dejó bien claro cuando proclama bienaventurados a los pobres, a las víctimas de las injusticias, a quienes lloran por mil razones sufrientes, a todos los que soportan con su hambre y desnudez el egoísmo de los prepotentes de este mundo, a quienes no se les respetan sus derechos ni su conciencia y padecen persecuciones y violencia. Todos ellos, los dichosos del Reino, saben que tienen a su lado hombres y mujeres que encarnan la esencia del Espíritu de Jesús, que están imbuidos de los mismos sentimientos de Cristo, se llaman cristianos,  seguidores del Nazareno, que se enrolan en esa acción eclesial y evangelizadora que es  la Pastoral Penitenciaria, y son los que salen a su encuentro para llenar sus vidas de esperanza, de libertad, de paz y misericordia; que trabajan sin desmayo por defender los derechos y la dignidad de los pobres, los desposeídos y desahuciados, los hijos de la violencia y los que sufren la esclavitud y la cárcel.

La Iglesiade hoy se pone en marcha saliendo, como Jesús, a los caminos de la vida, a los márgenes de la existencia donde habitan los seres humanos que  cuentan poco o nada para esta sociedad opulenta, marginadora y excluyente. Una sociedad que se envuelve en su burbuja egocéntrica de consumo, materialismo y deshumanización. El Papa Francisco, alentado por el Espíritu  profético de Jesús, nos anima y compromete a los cristianos para salir a las periferias de la sociedad. Así los expresaba en la Misa Crismal del Jueves Santo (28/03/2013) al dirigirse a los sacerdotes pidiéndoles que estén atentos a la“periferia existencial. “Hay que salir a experimentar nuestra unción, su poder y su eficacia redentora: en las “periferias” donde hay sufrimiento, hay sangre derramada, ceguera que desea ver, donde hay cautivos de tantos malos patrones. …que la unción llegue a todos, también a las “periferias”, allí donde nuestro pueblo fiel más lo espera y valora”. “La Iglesia «en salida» es una Iglesia con las puertas abiertas. Salir hacia los demás para llegar a las periferias humanas no implica correr hacia el mundo sin rumbo y sin sentido. Muchas veces es más bien detener el paso, dejar de lado la ansiedad para mirar a los ojos y escuchar, o renunciar a las urgencias para acompañar al que se quedó al costado del camino. La Iglesia «en salida» es una Iglesia con las puertas abiertas.(Cf Exhortación apostólica, La alegría del Evangelio, nº 46)

            Franciscotransmite una preocupación constante, al mismo tiempo que una exigencia hacia la Iglesia, el que debe vivir una actitud de salidade aquellos a quienes Jesús llama y convoca en su Iglesia para ser portadores de la Buena Noticia liberadora, hacia los que viven en los “márgenes, en la periferia” de la sociedad. Entre todo ese submundo de excluidos, marginados y arrojados a las afueras de la ciudad están los presos. Los miembros de la Pastoral Penitenciaria  no se detienen ante las dificultades  inherentes a la acción “misionera y evangelizadora” y emprenden el movimientode salida hacia los lugares donde están recluidos los privados de libertad. Las cárceles están ubicadas a las afueras de la ciudad, y muchas de ellas, en zonas de descampado y muy alejadas de los centros urbanos. Otra dificultad añadida sobreviene al hecho de que esta labor evangelizadora hay que realizarla en un ámbito ajeno a lo eclesial; no estamos en “nuestra casa”; no disponemos ni de los tiempos ni de los espacios para ejercer la misión; hay que ajustarse a una estructura civil donde predomina la vigilancia y el control, la seguridad de las personas y los espacios. Sin duda que tambiénpodemos gozar de la colaboración y buena voluntad de las Instituciones Penitenciarias que asumen la presencia de la Iglesia como un factor muy positivo para la vida de los internos, y que se realiza la prestación de un servicio, gratuito y desinteresado, que aporta a la Institución  una ayuda muy valorada y estimada.

Esta acción de salida y encuentroque ejerce la Pastoral Penitenciaria, no es solo la que realizan unos cuantos “locos” enamorados de  los pobres, marginados y encarcelados, es y debe ser, la acción de toda la Iglesia, de las comunidades parroquiales, tan rica en dones y carismas, la que tiene la obligación, como imperativo evangélico, de asumir el compromiso de acercarse a las prisiones, desde la Pastoral Penitenciaria, para llevar la “esperanza de liberación” evangélica a todos los privados de libertad y asumir la suerte de aquellos que son “arrojados” a las afueras de nuestra sociedad, y que nos están demandando la urgente necesidad que tienen de retornar a su familia y a la sociedad plenamente reinsertados y puedan gozar, una vez cumplida su condena o parte de ella, de la libertad integral a la que tienen derecho.

Ellos, los presos, son nuestros hermanos, son nuestro Cristo, en quien creemos y a quien seguimos. Esta verdad nos exige coherencia y compromiso. Ellos nos interesan, son personas significativas en nuestras vidas, son miembros de nuestras comunidades parroquiales, son, en definitiva, los que dan razón de nuestra fe verdadera en Cristo Jesús el Libertador.

Al igual que María, la Madre de las mercedes y gracias para sus hijos despojados, que salió y fue  aprisa a la montaña para visitar a su prima Isabel y compartir con ella la gracia de la maternidad, también nosotros que amamos a nuestra Madre María como corredentora nuestra, hemos de salir de nuestras comodidades y aburguesamientos humanos y religiosos e ir al encuentro de quienes, por distintas circunstancias de la vida, han perdido el don tan precioso de la libertad.

Pedro Fernández Alejo, trinitario

Capellán del C. P. de Algeciras

Sebastián Llanes: “creo que la Iglesia en Algeciras está en una época de apertura total”

María E. Selva / Europa Sur

INICIO

Foto: Europa Sur

Foto: Europa Sur

  • A sus 75 años se jubila de su cargo jurídico de párroco en el Corpus Christi
  • El gaditano, que llegó con 23 años a Algeciras, ejercerá de sacerdote en la Capilla de Europa

El gaditano Sebastián Llanes Blanco oficiará este domingo (el pasado 6 de julio), a las 12:30 horas, su última misa como párroco de la iglesia Corpus Christi de Algeciras, cargo del que tomará posesión el miércoles Francisco Correro Tocón. A sus 75 años y con motivo de su jubilación dejará ese sitio, aunque no se desvinculará del sacerdocio tras 52 años de ministerio.

-¿Cómo afrontó este último año como párroco?

-Le comuniqué al obispo que durante el curso cumplía los 75 años y me dijo que terminase, que lo hiciera completo y ya en junio hablaríamos. Sigo siendo sacerdote al servicio de la Diócesis. La jubilación no quiere decir que pierda mi carácter sacerdotal y por lo tanto lo tengo que ejercer, decir la misa, atender a las personas.

-¿Cuál será su destino ahora?

-Estar en mi casa, descansando y celebrar misa en la capilla de Nuestra Señora de Europa. Será más tranquilo, pero sé que hay una misa diaria.

-¿Cuándo llegó a Algeciras?

-Llegué destinado a la parroquia de la Palma como coadjutor del Padre Sebastián González en octubre de 1962. Después en 1986 como coadjutor me trasladaron a la parroquia del Carmen y desde 1969 estoy en el Corpus Christi.

-¿Y su niñez en Cádiz?

-Nací el 8 de enero de 1939. Me educé en los Hermanos de la Escuela Cristiana de La Salle y con 11 años ingresé en el Seminario.

-¿Desde pequeño estuvo seguro de su vocación?

-Bueno, a esa edad no se tiene claro nada. Me mandó mi párroco de entonces de la Merced de Cádiz. Estudié Humanidades, Filosofía y Teología y me ordené sacerdote el 29 de junio de 1962.

-Prácticamente ha vivido toda su vida en Algeciras…

-Imagine, vine con 23 años.

-Hábleme de sus mejores recuerdos.

-He sido muy feliz en Algeciras. De todas las parroquias tengo un recuerdo imborrable, he vivido muy intensamente mi sacerdocio con los problemas que la vida presenta lógicamente, pero también con la ayuda de todos los compañeros, desde el Padre Sebastián González, que en paz descanse, hasta los actuales. He tenido siempre contacto y momentos muy felices. Los momentos tristes se quedan en el recuerdo.

-Pero, ¿quizás haya alguno?

-Hace tres años cuando se produjo la inundación que por poco pierdo la vida. Precisamente estaba en el despacho de la iglesia del Corpus -lugar de la entrevista- y entró el agua por la puerta y llegó hasta la altura del crucifijo, se perdieron muchos documentos.

-Los algecireños sentirán huérfano el Corpus ahora…

-El párroco que venga seguro que lo va a hacer estupendamente. Lógicamente hay muchas personas a las que he bautizado y casado, quieras que no se mantiene un contacto. Y después a través de las hermandades y cofradías conozco a muchísimas personas, pero, en fin, la vida pasa para todos y lo mismo que me encontré el resultado del trabajo sacerdotal de mi antecesor, seguro que los que me sucedan se encontrarán el trabajo con sus luces y sombras, porque nadie es perfecto.

-¿Y qué hace Sebastián Llanes además de ser párroco?

-Lo que hace un jubilado. Vivir como he estado viviendo estos 75 años, con normalidad. De todos modos no tengo experiencia más allá de ser párroco, dentro de un año le contaré.

-¿Ha percibido un cambio en la devoción de los ciudadanos?

-Desde que llegué hasta hoy ha habido un gran cambio. Las parroquias han ido influyendo a través de las cofradías y de los grupos de cáritas. Creo que hay un resurgir de los fieles dentro de las dificultades que hay en la vida.

-¿Qué papel juega Cáritas para la Iglesia?

-Hoy por hoy Cáritas, a través de las cáritas parroquiales, está atendiendo a muchísimas personas que llaman a la puerta de la Iglesia porque nada tienen y las hermandades y cofradías han dado un paso importante en su compromiso con la Iglesia, los pobres y las circunstancias que vive la ciudad. No se han quedado reducidos a unos cultos la Iglesia, están integrados en las parroquias y están trabajando muchos cofrades.

-¿Deberían abrirse más a la ciudad las parroquias?

-Creo que la Iglesia de Algeciras a través de las parroquias e instituciones está en un periodo de apertura total a la sociedad, porque sino ¿qué hacemos?.

-Algeciras es una ciudad multicultural, ¿conviven bien las distintas religiones?

-Nunca hemos tenido incidentes desde que estoy en la ciudad desde 1962. Esta población es tan heterogénea y de paso de inmigrantes musulmanes, pero siempre ha habido un total respeto.

-Finalmente Padre, ¿cómo define su estancia en la ciudad?

-He sido muy feliz siendo sacerdote y espero que en esta etapa nueva de mi vida siga siéndolo por mi sacerdocio, porque es lo que sé hacer y lo que pienso hasta final de mi vida. La felicidad con la que he ejercido mi ministerio creo que es el acontecimiento más importante.

Sebastián Llanes: "creo que la Iglesia en Algeciras está en una época de apertura total"

María E. Selva / Europa Sur

INICIO

Foto: Europa Sur

Foto: Europa Sur

  • A sus 75 años se jubila de su cargo jurídico de párroco en el Corpus Christi
  • El gaditano, que llegó con 23 años a Algeciras, ejercerá de sacerdote en la Capilla de Europa

El gaditano Sebastián Llanes Blanco oficiará este domingo (el pasado 6 de julio), a las 12:30 horas, su última misa como párroco de la iglesia Corpus Christi de Algeciras, cargo del que tomará posesión el miércoles Francisco Correro Tocón. A sus 75 años y con motivo de su jubilación dejará ese sitio, aunque no se desvinculará del sacerdocio tras 52 años de ministerio.

-¿Cómo afrontó este último año como párroco?

-Le comuniqué al obispo que durante el curso cumplía los 75 años y me dijo que terminase, que lo hiciera completo y ya en junio hablaríamos. Sigo siendo sacerdote al servicio de la Diócesis. La jubilación no quiere decir que pierda mi carácter sacerdotal y por lo tanto lo tengo que ejercer, decir la misa, atender a las personas.

-¿Cuál será su destino ahora?

-Estar en mi casa, descansando y celebrar misa en la capilla de Nuestra Señora de Europa. Será más tranquilo, pero sé que hay una misa diaria.

-¿Cuándo llegó a Algeciras?

-Llegué destinado a la parroquia de la Palma como coadjutor del Padre Sebastián González en octubre de 1962. Después en 1986 como coadjutor me trasladaron a la parroquia del Carmen y desde 1969 estoy en el Corpus Christi.

-¿Y su niñez en Cádiz?

-Nací el 8 de enero de 1939. Me educé en los Hermanos de la Escuela Cristiana de La Salle y con 11 años ingresé en el Seminario.

-¿Desde pequeño estuvo seguro de su vocación?

-Bueno, a esa edad no se tiene claro nada. Me mandó mi párroco de entonces de la Merced de Cádiz. Estudié Humanidades, Filosofía y Teología y me ordené sacerdote el 29 de junio de 1962.

-Prácticamente ha vivido toda su vida en Algeciras…

-Imagine, vine con 23 años.

-Hábleme de sus mejores recuerdos.

-He sido muy feliz en Algeciras. De todas las parroquias tengo un recuerdo imborrable, he vivido muy intensamente mi sacerdocio con los problemas que la vida presenta lógicamente, pero también con la ayuda de todos los compañeros, desde el Padre Sebastián González, que en paz descanse, hasta los actuales. He tenido siempre contacto y momentos muy felices. Los momentos tristes se quedan en el recuerdo.

-Pero, ¿quizás haya alguno?

-Hace tres años cuando se produjo la inundación que por poco pierdo la vida. Precisamente estaba en el despacho de la iglesia del Corpus -lugar de la entrevista- y entró el agua por la puerta y llegó hasta la altura del crucifijo, se perdieron muchos documentos.

-Los algecireños sentirán huérfano el Corpus ahora…

-El párroco que venga seguro que lo va a hacer estupendamente. Lógicamente hay muchas personas a las que he bautizado y casado, quieras que no se mantiene un contacto. Y después a través de las hermandades y cofradías conozco a muchísimas personas, pero, en fin, la vida pasa para todos y lo mismo que me encontré el resultado del trabajo sacerdotal de mi antecesor, seguro que los que me sucedan se encontrarán el trabajo con sus luces y sombras, porque nadie es perfecto.

-¿Y qué hace Sebastián Llanes además de ser párroco?

-Lo que hace un jubilado. Vivir como he estado viviendo estos 75 años, con normalidad. De todos modos no tengo experiencia más allá de ser párroco, dentro de un año le contaré.

-¿Ha percibido un cambio en la devoción de los ciudadanos?

-Desde que llegué hasta hoy ha habido un gran cambio. Las parroquias han ido influyendo a través de las cofradías y de los grupos de cáritas. Creo que hay un resurgir de los fieles dentro de las dificultades que hay en la vida.

-¿Qué papel juega Cáritas para la Iglesia?

-Hoy por hoy Cáritas, a través de las cáritas parroquiales, está atendiendo a muchísimas personas que llaman a la puerta de la Iglesia porque nada tienen y las hermandades y cofradías han dado un paso importante en su compromiso con la Iglesia, los pobres y las circunstancias que vive la ciudad. No se han quedado reducidos a unos cultos la Iglesia, están integrados en las parroquias y están trabajando muchos cofrades.

-¿Deberían abrirse más a la ciudad las parroquias?

-Creo que la Iglesia de Algeciras a través de las parroquias e instituciones está en un periodo de apertura total a la sociedad, porque sino ¿qué hacemos?.

-Algeciras es una ciudad multicultural, ¿conviven bien las distintas religiones?

-Nunca hemos tenido incidentes desde que estoy en la ciudad desde 1962. Esta población es tan heterogénea y de paso de inmigrantes musulmanes, pero siempre ha habido un total respeto.

-Finalmente Padre, ¿cómo define su estancia en la ciudad?

-He sido muy feliz siendo sacerdote y espero que en esta etapa nueva de mi vida siga siéndolo por mi sacerdocio, porque es lo que sé hacer y lo que pienso hasta final de mi vida. La felicidad con la que he ejercido mi ministerio creo que es el acontecimiento más importante.

Comienza la restauración de la campana del Hospital de la Caridad, de Algeciras

Andalucía Información
INICIO

Capilla de la Caridad, Algeciras. Foto: Paco Benítez

Capilla de la Caridad, Algeciras. Foto: Paco Benítez

La Delegación de Cultura del Ayuntamiento de Algeciras, a través del Museo Municipal, llevará a cabo la restauración de la campana del antiguo Hospital de la Caridad, obra cedida en depósito recientemente a la institución museística por el Obispado de Cádiz y Ceuta.

La intervención consistirá en la limpieza mecánica y química, respetando en todo momento la pátina noble del metal, eliminando así los factores de corrosión y las concreciones formadas en los relieves. Una vez finalizada la limpieza y el secado, se aplicarán inhibidores de corrosión y por último una protección final a base de resina acrílica, trabajos que comenzarán mañana lunes.

El Museo Municipal incorporó a sus fondos la Campana del antiguo Hospital de la Caridad el pasado 22 de noviembre mediante la firma de un convenio de depósito. La pieza data de 1754 y perteneció al navío de guerra francés “Le Courageux”, hundido en aguas del Estrecho de Gibraltar el 10 de diciembre de 1796. Es obra del maestro fundidor Jean Baptiste Le Beurriée de la Riviére, y fue fundida en la ciudad de Brest.

Se trata de una campana naval de a bordo, de las conocidas como campanas de horas, que estuvo situada en el puente de un navío de la Marina Real Francesa, un navío de línea de 74 cañones. La pieza, realizada en bronce presenta grabado en relieve y sello de la Casa Real de Borbón. Desde 1984 ha permanecido bajo la custodia de la Parroquia de Nuestra Señora del Carmen de Algeciras junto con otros bienes religiosos de la antigua capilla de San Antonio Abad.