La presidenta de Manos Unidas en Ceuta recibe la Orden del Mérito Civil

C.A.D. / CEUTA AL DÍA
INICIO

Mercedes Canca en una foto de archivo

Mercedes Canca en una foto de archivo

  • Felipe VI ha condecorado este viernes a 38 ‘héroes anónimos’ para reconocer ” su compromiso personal y contribución social”
  • Mercedes Canca recibe la Orden del Mérito Civil como ejemplo del mejor espíritu de servicio público

La presidenta de Manos Unidas en Ceuta, Mercedes Canca Lara, funcionaria y maestra de Educación Especial, ha recibido este viernes la Orden del Mérito Civil de manos del rey Felipe VI por ser un “ejemplo del mejor espíritu de servicio público” y por “proyectar esta vocación de servicio en el ámbito educativo y a través de su reconocida entrega al trabajo”.

Ella ha sido una de los 38 ‘héroes anónimos’, 22 hombres y 16 mujeres, a quienes el Monarca ha querido “reconocer su compromiso personal y contribución social”.

Entre los condecorados también ha estado un vendedor del cupón de la ONCE, un abogado que juega al baloncesto en silla de ruedas o un policía municipal de Vigo que ha puesto en marcha ‘Discamino’, un programa para que las personas con discapacidad puedan hacer el Camino de Santiago.

La Orden del Mérito Civil es, junto con la Real Orden de Isabel la Católica, una de las dos órdenes actualmente dependientes del Ministerio de Asuntos Exteriores de España. Se concede a ciudadanos españoles o extranjeros que hayan realizado méritos de carácter civil: servicios relevantes al Estado, trabajos extraordinarios, etcétera.

Fue instituida por el rey Alfonso XIII por Real Decreto de 25 de junio de 1926, a propuesta del entonces Presidente del Consejo de Ministros, Miguel Primo de Rivera, publicándose su primer Reglamento el 25 de mayo de 1927.

Salta la alarma en algunas parroquias de Cádiz

P-M. DURIO / DIARIO DE CÁDIZ

INICIO

Una de las recogidas de alimentos en un supermercado que se han realizado en la ciudad.

Una de las recogidas de alimentos en un supermercado que se han realizado en la ciudad.

  • Las cáritas apenas tienen recursos para seguir afrontando el reparto de alimentos a las familias.

En los pasillos de algunas parroquias y en las habitaciones donde los grupos de cáritas atienden a las familias de cada feligresía que reclaman ayuda no se ven los indicios de recuperación por ningún lado. Mucho más allá de eso, la necesidad de atenciones sigue aumentando semana tras semana, mes tras mes. La situación se hace cada vez más difícil, necesitando de más voluntarios, más horas de trabajo y una organización distinta para procurar la mayor atención posible a los que llaman a la puerta como penúltimo recurso al que aferrarse para seguir adelante en su día a día.

Para colmo, la situación en las cáritas, como en tantas otras asociaciones volcadas en la ayuda a los demás, se ha agravado tras los problemas del Banco de Alimentos al vaciar sus despensas por completo. La voz de alarma que en su día dio el Banco de Alimentos se traslada hoy, como si de un embudo se tratara, a las cáritas de las parroquias, donde cada vez es más complicado hacer frente al reparto de alimentos por la escasez de bienes.

Sin ir más lejos, la parroquia del Carmen lanzaba hace unos días una petición de ayuda a los feligreses y a los cofrades que allí radican ante la total ausencia de leche, uno de los productos más importantes en el reparto semanal. Ante esta situación, la hermandad de Carmen ha lanzado una campaña con carácter urgente solicitando la donación de leche o, en su defecto, de donativos económicos para adquirirla. Con tal fin, el próximo sábado se dispondrá una cesta a los pies del altar mayor para que los que quieran colaborar entreguen allí las donaciones.

En una tesitura similar, si no más grave, están en cáritas de La Palma. Como ya indicaba en este periódico hace unos días su responsable, María del Carmen Gámez, la ausencia de alimentos ha llevado a invertir en esta primera necesidad el donativo económico de 1.000 euros que la cofradía de La Palma entregó el pasado Lunes Santo con motivo de su salida procesional.

Ejemplos como esto se repiten, en mayor o menor medida, en las cáritas de las parroquias de la ciudad, que son las que atienden estas primeras necesidades de alimentos de los propios gaditanos. Para paliar la situación, en los últimos meses se han llevado a cabo actividades especiales, como la recogida de alimentos que organizó el Consejo de Hermandades tras el llamamiento del Banco de Alimentos, entregándose las donaciones en muchos casos a las propias cáritas (beneficiarias, en cualquier caso, de los repartos que realiza el Banco de Alimentos), además de las habituales aportaciones que colectivos o particulares realizan a estos grupos parroquiales que urgen ayuda en estos momentos.

"Nos tachan de buenismos"

JOSÉ LUIS PINILLA / RELIGIÓN DIGITAL

INICIO

  • Durante el XXV Encuentro Europeo de Ciudades Migratorias celebrado en Ceuta

Recién llegado a España desde Ceuta y Tánger, un bofetón otra vez de la cruda realidad: los servicios de salvamento había rescatado el miércoles a 38 inmigrantes subsaharianos, cuatro de ellos muertos de dos pateras buscadas desde hace días después de que partieran rumbo a Canarias.

La noticia de nuevo partió mi corazón en dos. El otro lado de mi corazón – como las dos orillas del Mediterráneo – estaba en ese momento inundado de fortaleza ante el último mensaje del papa que animaba a los responsables de Migraciones reunidos en Ceuta a “valorar las localidades fronterizas como lugares de encuentro y de especial dedicación a la acogida, la fraternidad y la Misericordia de Dios”, contestando a la carta remitida desde el XXV Encuentro Europeo de Ciudades Migratorias. Y animando a los participantes a seguir trabajando en la “acogida y la fraternidad”. Los organizan delegados de ciudades europeas de migraciones. Esta vez el comité responsable y organizador (Barcelona, Milán, Viena y Cádiz) se esmeró en un Encuentro difícilmente superable en calidad y organización.

Fueron acogidos por la Diócesis de Cádiz y Ceuta con su obispo D. Rafael Zornoza, y el Director de Migraciones D. Gabriel Delgado, y su gran equipo. Gabriel una referencia eclesial y social, clara y ejemplar para todos los que trabajamos con los emigrantes. En esta diócesis de fronteras, y cabalgando entre las dos orillas Gabriel se empeña en reconstruir humanamente lo que Hercules “separó” geográficamente.

Porque de eso se trataba en la reunión. De hablar no solo de fronteras sino de puentes. Y no solo fronteras geográficas sino humanas. Las que hieren – o matan -a nuestros hermanos emigrantes. Son las fronteras geográficas con concertinas y son las otras fronteras -legales, psicológicas, familiares, etc.-, con las que los emigrantes se encuentran fuera de su país, así como los estereotipos y clichés sobre algunas culturas, o los nichos laborales que distinguen entre trabajadores extranjeros y autóctonos. Hay brotes de rechazo y racismo en distintos puntos de Europa… Hay otras fronteras en nuestras ciudades y barrios, en los grupos en que nos movemos, en la sociedad, y en la misma Iglesia.

CONTINÚA LEYENDO EL ARTÍCULO EN SU PÁGINA ORIGINAL: AQUÍ.

“Nos tachan de buenismos”

JOSÉ LUIS PINILLA / RELIGIÓN DIGITAL

INICIO

  • Durante el XXV Encuentro Europeo de Ciudades Migratorias celebrado en Ceuta

Recién llegado a España desde Ceuta y Tánger, un bofetón otra vez de la cruda realidad: los servicios de salvamento había rescatado el miércoles a 38 inmigrantes subsaharianos, cuatro de ellos muertos de dos pateras buscadas desde hace días después de que partieran rumbo a Canarias.

La noticia de nuevo partió mi corazón en dos. El otro lado de mi corazón – como las dos orillas del Mediterráneo – estaba en ese momento inundado de fortaleza ante el último mensaje del papa que animaba a los responsables de Migraciones reunidos en Ceuta a “valorar las localidades fronterizas como lugares de encuentro y de especial dedicación a la acogida, la fraternidad y la Misericordia de Dios”, contestando a la carta remitida desde el XXV Encuentro Europeo de Ciudades Migratorias. Y animando a los participantes a seguir trabajando en la “acogida y la fraternidad”. Los organizan delegados de ciudades europeas de migraciones. Esta vez el comité responsable y organizador (Barcelona, Milán, Viena y Cádiz) se esmeró en un Encuentro difícilmente superable en calidad y organización.

Fueron acogidos por la Diócesis de Cádiz y Ceuta con su obispo D. Rafael Zornoza, y el Director de Migraciones D. Gabriel Delgado, y su gran equipo. Gabriel una referencia eclesial y social, clara y ejemplar para todos los que trabajamos con los emigrantes. En esta diócesis de fronteras, y cabalgando entre las dos orillas Gabriel se empeña en reconstruir humanamente lo que Hercules “separó” geográficamente.

Porque de eso se trataba en la reunión. De hablar no solo de fronteras sino de puentes. Y no solo fronteras geográficas sino humanas. Las que hieren – o matan -a nuestros hermanos emigrantes. Son las fronteras geográficas con concertinas y son las otras fronteras -legales, psicológicas, familiares, etc.-, con las que los emigrantes se encuentran fuera de su país, así como los estereotipos y clichés sobre algunas culturas, o los nichos laborales que distinguen entre trabajadores extranjeros y autóctonos. Hay brotes de rechazo y racismo en distintos puntos de Europa… Hay otras fronteras en nuestras ciudades y barrios, en los grupos en que nos movemos, en la sociedad, y en la misma Iglesia.

CONTINÚA LEYENDO EL ARTÍCULO EN SU PÁGINA ORIGINAL: AQUÍ.