Dos centros unidos por el Amor de Dios

Beatriz Estévez / Diario de Cádiz

INICIO

Se cumplen hoy (27 abril) 150 años de la fundación de la congregación de las Hermanas del Amor de Dios Sus dos colegios en la capital celebran esta efemérides

Sor Raquel (segunda por la izq.) y las demás hermanas que viven en Cádiz. Foto: Diario de Cádiz

Sor Raquel (segunda por la izq.) y las demás hermanas que viven en Cádiz. Foto: Diario de Cádiz

Los colegio Amor de Dios y Nuestra Señora de Lourdes están de celebración. Justo en el día de hoy, 27 de abril, se cumplen 150 años de la fundación en España de la congregación de las Hermanas del Amor de Dios, de la mano del padre Jerónimo Usera (Madrid 1810 – La Habana 1891). En Toro (Zamora) se abrió el primer colegio, pero la capital gaditana también va unida a los orígenes de la congregación, pues en los albores de la hermandad el sacerdote se había fijado como misión el desarrollo de la mujer en las islas de las Antillas, y fue entonces cuando pensó en Cádiz. El misionero, que conocía perfectamente Cádiz por ser la ciudad donde embarcó varias veces rumbo a Cuba y las Antillas, decidió abrir aquí, en 1867, un colegio, en el número 2 de la calle Isabel La Católica. Así, las hermanas procedentes de Toro y que iban a continuar viaje hasta La Habana para desarrollar su misión podían adaptarse, en la medida de lo posible, a un clima parecido al de La Habana. El centro dejó de ser un proyecto para convertirse en realidad, pero estalló la Revolución y se produjeron momentos complicados. Así, en 1871, cuando aún no se habían cumplido los cuatro años de su apertura, las hermanas cerraron el colegio y pusieron rumbo a La Habana. El regreso a Cádiz se produjo casi cien años después del nacimiento de la congregación, el 9 de mayo de 1956. Y desde esa fecha, hasta hoy. Hoy, que se conmemoran los 150 años de su existencia. 

Las comunidades educativas de ambos centros concertados comenzaron los festejos el pasado lunes, con un acto en las instalaciones del Amor de Dios y una eucarística en la parroquia de Santo Tomás. Hoy, varias hermanas, profesores y estudiantes de Cádiz participan en Toro en un evento organizado con motivo de la efemérides. Mañana proseguirá la celebración con el alumnado del Amor de Dios, y el martes los escolares del centro de Puntales vivirán una jornada en el campo. “Es una efemérides muy importante para nosotras, las hermanas, y para nuestros centros”, comparte la directora titular de los dos colegios, sor María Morillo, que lleva 15 años al frente del Amor de Dios y cinco dirigiendo también Nuestra Señora de Lourdes. 

Actualmente, son pocas las hermanas de la congregación que residen en Cádiz. 19 en total sumando las 12 vinculadas al Amor de Dios y las siete de Nuestra Señora de Lourdes. Nada que ver con otros tiempos. En las décadas de los 70 y 80 la mayoría de los enseñantes eran religiosas, apenas había seglares impartiendo clases. “Ahora ocurre todo lo contrario, son muy poquitas ya las hermanas dedicadas a la enseñanza, pero no sólo en estas dos escuelas, sino en todas. Antes había más vocación…”, comenta Sor María. Y a sus palabras, la superiora de la comunidad de Nuestra Señora de Lourdes, sor María Dolores Fuentes, añade: “Cuando yo llegué al centro de Puntales, en el año 81, éramos 12 hermanas y sólo había cuatro profesoras seglares. Entonces había más vocación”. 

Ambas hermanas se muestran satisfechas con el funcionamiento de los dos centros: “Van bien, pero no nos podemos dormir en los laureles”, apunta sor María, que resalta el “trato cercano” y el “buen ambiente” existente en las dos comunidades. 

Ambos centros (Amor de Dios, de tres líneas, y Nuestra Señora de Lourdes, de una) han recibido más solicitudes de plazas para Infantil de 3 años de las que pueden atender. Amor de Dios es, actualmente, el centro más demandado de la ciudad. ¿El motivo? “Un cúmulo de cosas”, señala su directora, que comienza a enumerar: “Yo creo que influye el trato directo con las familias, conseguimos que padres y alumnos se sientan a gusto; también nuestro proyecto educativo y nuestro ideario, partiendo de que educar es nuestra forma de amar; también tenemos fama de exigentes, y los resultados son buenos porque normalmente el 100% de nuestros estudiantes aprueban la Selectividad. Ofrecemos servicios como aula matinal, comedor…”. 

Asimismo, las religiosas también están “contentas” con “el comportamiento de los chicos”, aunque piensan que la metodología debe adaptarse a los nuevos tiempos con el propósito de captar más la atención de los alumnos, “que desconectan enseguida”. “Las nuevas tecnologías de la información y la comunicación -reflexiona sor María- están influyendo en el comportamiento de los adolescentes. Viven pegados al teléfono móvil, y muchas veces tenemos que quitárselo en clase y llamar a sus padres. Quizás debiera incluirse el uso de este aparato en la enseñanza, viendo el uso que le dan los estudiantes”, comenta sonriendo. 

Amor de Dios y Nuestra Señora de Lourdes están de celebración. Además de festejar los 150 de la congregación, celebran el buen estado de salud actual de ambos centros. El primero, con 1.205 alumnos y 76 docentes; y el segundo, con 340 escolares y 22 profesores.

Una delegación específica del Obispado de Cádiz concebida para atender al profesor

P-M D. / Diario de Cádiz

INICIO

Isabel López, directora del Secretariado Diocesano

Isabel López, directora del Secretariado Diocesano

  • Desdentre otras cosas, oír y formar a los que enseñan Religión
  • Pide a la ciudadanía que no confunda “la catequesis con la asignatura de Religión Católica”

La asignatura de Religión es algo que preocupe tanto a la Iglesia que las diócesis suelen contar con una delegación específica de Enseñanza concebida para atender al profesor de esta asignatura en todo lo que necesite o sea posible.

En el Obispado de Cádiz, Isabel López es la responsable de este Secretariado Diocesano de Enseñanza. Varias son las funciones principales que desarrolla este secretariado. En primer lugar, “la atención personalizada al profesor en lo que él necesite“. Esa es quizá la principal misión de Isabel y también la que menos se ve. “Que el profesor de Religión no esté solo“, resume la directora del Secretariado su función. Unido a esto, esta delegación episcopal “vehicula de alguna manera todo lo relacionado con el profesor de Religión“. Es decir, no solo atiende personalmente al profesional en cuando necesite de exponer, sino que también se gestiona todo lo relacionado con el profesor.

Desde su selección -ya que los currículum de candidatos se reciben en los obispados, que son quienes proponen el nombre del titular de cada plaza vacante a las administraciones competentes- a cualquier asunto administrativo o personal. Y el tercer pilar de Enseñanza es la formación permanente, con todo tipo de cursos tanto a propuesta del propio Obispado como del Centro Especializado del Profesorado (CEP).

Todo ello comprende una labor diaria bastante compleja, expone Isabel, que también señala que hay contactos con las delegaciones de Enseñanza de otras diócesis. Precisamente en relación a esto último, explica que el funcionamiento de la asignatura de Religión en Andalucía, por ejemplo, es bien distinto al de otras comunidades. “A veces es como si fuéramos de otro Estado“, dice.

Y precisamente en referencia a ese tratamiento hacia el profesor de Religión, la responsable diocesana de Enseñanza hace una encendida defensa de esta asignatura y de quiénes las imparten. “Nosotros creemos sinceramente en la asignatura de Religión. Yo creo que Cristo como modelo verdaderamente responde a las necesidades de los niños, jóvenes y mayores de todos los tiempos“, defiende Isabel López, que pide a la ciudadanía que no confunda “la catequesis con la asignatura de Religión Católica” y que recuerda que los profesores de Religión “son profesionales altamente cualificados, que están al mismo nivel que el resto de sus compañeros”.