Educatio Servanda no podrá abrir su centro educativo el próximo curso

Rafa Burgal / Diario de Cádiz

INICIO

Presentación de Educatio Servanda en Cádiz

Presentación de Educatio Servanda en Cádiz

  • La falta de tiempo para la autorización por parte de la Junta imposibilitaría la puesta en marcha de los ciclos formativos

La apertura del Centro de Estudios Superiores Juan Pablo II por parte de la Fundación Educatio Servanda en el edificio del antiguo colegio San Martín está prácticamente descartada que se pueda llevar a cabo para el próximo curso, tal como pretende esta entidad laica de ideario católico.

El anuncio realizado por la organización que preside Juan Carlos Corvera el pasado lunes, que cuenta con el beneplácito del Obispado de la Diócesis de Cádiz y Ceuta, de establecerse en el edificio del antiguo colegio San Martín para impartir tres ciclos formativos de grado superior no se podrá llevar a cabo, de momento, ya que no existe tiempo para que se completen los trámites burocráticos para recibir el visto bueno por parte de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Tal como informaron ayer fuentes de la Delegación Territorial de Educación de la Junta de Andalucía, la premura en las fechas para que el expediente de autorización se pueda resolver antes del inicio del próximo curso por parte de la Dirección General de Planificación y Centros de la Consejería de Educación lo hace inviable.

Para llegar a obtener el visto bueno, la titularidad del centro educativo, en este caso la Fundación Educatio Servanda Cádiz y Ceuta, debe realizar la petición para poder impartir las enseñanzas previstas de formación profesional, a pesar de que la iniciativa va a ser privada y no va a ser concertada.

A partir de ahí, el expediente tiene que ser realizado por la Delegación Territorial de Educación, que debe resolver dos aspectos. El primero de ellos es la verificación de las infraestructuras del centro educativo, que debe ser aprobado por la Agencia Pública Andaluza de Educación y Formación, lo que era el antiguo Ente Público Andaluz de Infraestructuras y Servicios Educativos (ISE). Para ello, tendrá que ser adaptado el inmueble de San Martín, que hasta el próximo 31 de julio mantendrá su actividad como guardería.

A este requisito, se suma la aprobación del proyecto docente por parte del Servicio Provincial de Inspección Educativa. Esta institución será la encargada de estudiar la configuración de los cursos que Educatio Servanda pretende impartir en Cádiz con los ciclos formativos de grado superior de Marketing y Publicidad, Educación Infantil y TAFAD (Actividades Físicas y Animación Deportiva).

Una vez dados estos dos pasos por parte de la Delegación Territorial de Educación, el expediente se remitirá a la Dirección General de Planificación y Centros, que deberá realizar su dictamen, algo que está “prácticamente descartado”, según las mismas fuentes de la Junta, que esté para el mes de septiembre, por lo que los esfuerzos se deberán centrar en el curso 2016/17.

De todas formas, en la presentación de la Fundación Educatio Servanda Cádiz y Ceuta, el presidente de la entidad, Juan Carlos Corvera, ya señaló que la puesta en marcha del proyecto educativo en la capital gaditana dependería del número de alumnos que contaran para los tres ciclos formativos, ya que son de iniciativa privada.

Aun así, tal como anunciaron el lunes, desde octubre se pondrá en marcha en el edificio de San Martín el Centro Cultural Juan Pablo II, en el que la institución católica desarrollará su acción.

Noticia relacionada: las trabajadoras de San Martín pretenden cohabitar el inmueble

El Obispado de Cádiz busca voluntarios que muestren el patrimonio religioso

Diario de Cádiz

INICIO

  • El Oratorio acogerá un curso impartido por reconocidos exponentes del Arte Sacro

El Obispado está decidido a encontrar voluntarios que se encarguen de difundir la valía del patrimonio religioso de la ciudad y de la diócesis. Y en ese empeño, la delegación diocesana de Patrimonio ha organizado un curso de Arte Sacro que arrancará a finales de este mes y que busca, en última instancia, formar voluntarios para difundir la riqueza que esconden iglesias y otros edificios religiosos, además de desarrollar la llamada Pastoral de Arte.

Este curso será de 25 horas de duración, que se impartirán en varias sesiones, e incluye contenido teórico y práctico, además de sesiones en forma de coloquios. Todo ello con nombres conocidos y con expertos en la materia. Y con el Oratorio de San Felipe Neri como centro académico, lo que supone un nuevo contenido para un templo en el que el Obispado pretende compatibilizar culto con cultura y para el que se está tramitando la creación de una fundación que se encargue de la gestión.

En concreto, el curso de Arte Sacro arrancará el 25 de este mes en el Oratorio. Y después habrá sesiones el 11, 13, 18, 20, 25, 27 y 29 de marzo, día en que se procederá a la clausura (esta vez en la Santa Cueva). Esos días, intervendrán figuras como el conservador del Museo de Bellas Artes de Sevilla, Ignacio Cano (que hablará sobre pintura sacra); el director del Museo de Cádiz, Juan Alonso de la Sierra (que abordará la arquitectura diocesana); el escultor de la Santa Sede Marco Augusto Dueñas (que también hablará sobre la escultura religiosa), el doctor en Historia del Arte Emilio Gómez Piñol (que también tratará la pintura); el director del Archivo Diocesano, Luis Palomino (que igualmente hablará sobre arquitectura); el historiador Lorenzo Alonso de la Sierra (que tratará la pintura y también la retablística); el delegado episcopal de Patrimonio de Jerez, Enrique Soler (que hablará de escultura); su homólogo en la diócesis de Cádiz, David Gutiérrez (intervendrá en una conferencia sobre arquitectura); el sacerdote Fructuoso Antolín (que cursó estudios en el Conservatorio de Madrid y que abordará la música sacra); o la historiadora del Arte y miembro de la asociación Cádiz Ilustrada, Elena González (quien se centrará en la escultura existente en la diócesis).

Las preinscripciones para este curso podrán formalizarse en la Secretaría de la Vicaría General del Obispado hasta el próximo 21 de febrero, aceptándose un límite de cien inscripciones, aunque el curso admitirá a un máximo de cincuenta alumnos. Aquellos que finalmente accedan a esta actividad formativa, tendrán que abonar la cantidad de 20 euros.

Cuatro de cada cinco alumnos de la provincia de Cádiz estudian Religión Católica

Pablo-Manuel Durio / Diario de Cádiz
INICIO

Fachada del colegio salesiano en Cádiz

Fachada del colegio salesiano en Cádiz

El porcentaje de los que eligen cursar esta asignatura es más alto en Primaria que en Secundaria Las cifras son superiores a la media nacional

La asignatura de Religión Católica es cursada actualmente por cuatro de cinco alumnos de la provincia. Los datos que disponen los obispados de Cádiz y de Jerez en referencia a la realidad de esta asignatura opcional que vuelve a ser el centro del debate educativo en España tras una nueva reforma de la legislación, establecen que el 79,20% del alumnado correspondiente a la diócesis jerezana está cursando Religión Católica, mientras que el porcentaje en la diócesis gaditana se eleva hasta el 83,42%, siendo el porcentaje de la provincia del 81,55%.

En cifras, resulta que son 168.639 alumnos los que en este curso 2012/2013 están recibiendo clases de Religión, del total de 206.782 alumnos que están cursando estudios de Primaria, Secundaria, Bachillerato o Escuelas Universitarias del Profesorado en la provincia.

Pero, lógicamente, estas cifras no mantienen una regularidad teniendo en cuenta diferentes variables, tales como el ciclo que se cursa o el tipo de centro.

En la zona de la provincia que pertenece a la diócesis de Cádiz (la Bahía, la Janda y el Campo de Gibraltar), el porcentaje de los alumnos de Religión en los colegios privados de titularidad religiosa es del 99,88% -sólo 28 alumnos no cursan esta asignatura de 24.192-, bajando hasta el 89,37% en los centros privados de titularidad civil y cayendo hasta el 78,30% en los públicos. Por su parte, en la zona correspondiente a la diócesis de Jerez, la asignatura de Religión en la escuela católica se cursa por el 99,87% del alumnado; en los centros privados un 70,02% y en los públicos el 74,09%.

En el Obispado de Cádiz también lleva el control de la asignatura de Religión por ciclos. Y el balance elaborado de este curso 2012/2013 establece que el 89,83% de los alumnos de Infantil; el 95,05% de Primaria; el 81,84% de Secundaria; y el 71,91% de los jóvenes que cursan Bachillerato están recibiendo las nociones de la asignatura de Religión Católica.

Una de las características que se destacan en ambos obispados de la provincia en relación a este asunto es que las cifras están muy por encima de la media nacional. Así, del estudio realizado por la Conferencia Episcopal Española de entre 61 diócesis que han sido encuestadas se extrae que el 66,7% de los 5.341.223 alumnos que estudian en el presente curso opta por la asignatura de Religión Católica, frente a ese 81,55% que lo hace en la provincia de Cádiz.

La comparativa con los datos nacionales también demuestra un mayor apego en esta provincia por la asignatura de Religión en los diferentes ciclos formativos y en función también del tipo de centro. Así, en España estudia Religión el 99,2% de los alumnos inscritos en centros de titularidad religiosa (frente al 99,87% de los colegios de la diócesis de Jerez y el 99,88% de la diócesis de Cádiz) y el 71,3% de los que pertenecen a colegios privados civiles (por un 70,02% en Jerez y un 89,37% en Cádiz). Pero donde quizá se note más la diferencia entre las cifras nacionales y las de la provincia sea en los centros públicos. La media de España es del 56,5% de alumnos de centros de titularidad pública, mientras que en la diócesis jerezana alcanza el 74,09% y en la de Cádiz el 78,30%.

En relación a esto último, sí detalla el Obispado de Cádiz una evolución descendente en los últimos años acerca del número de alumnos que cursan Religión en centros públicos; aunque se trata de una mínima variación entre el 87,85% que estudió Religión en 2010 al 86,93% del presente curso en Primaria. Y el 66,23% de hace cuatro cursos frente al 63,70% del actual en Secundaria.

En la delegación episcopal de Enseñanza de la diócesis de Cádiz puntualizan que al margen de estos habría que sumar también los alumnos que cursan la asignatura de religión musulmana o evangélica, “lo que aumentaría el porcentaje de Religión en la escuela pública”, señala la responsable de esta delegación episcopal, Isabel López, quien apunta que en los centros públicos de la diócesis de Cádiz dan clase 175 profesores de Primaria y 53 de Secundaria.

 

“Hay profesores que se sienten acosados dentro del claustro”

P-M Durio. / Diario de CádizINICIO

  • La profesora Fátima Varela lamenta la ‘persecución’ que muchas veces tiene su profesión y su asignatura

La de Religión es la asignatura más comprometida de toda la formación escolar. Su mera presencia en los planes de estudio y sus contenidos son periódicamente objeto de debates políticos, educativos y también religiosos. Pero posiblemente quienes peor lleven todo este asunto sean aquellos profesores que imparten la asignatura.

Una profesora de Religión de San Fernando, Fátima Varela (que además es presidenta del comité de profesores de Religión de Primaria), indica que el sentimiento generalizado de los profesores de Religión “es que sienten acosados, dejados de la mano e incluso atacados dentro del claustro”. “Eso no es lógico. Religión es una asignatura que forma parte del currículum escolar; nosotros tenemos que presentar los mismos documentos que cualquier profesor, dentro del Séneca la asignatura es evaluable como el resto…”, añade Fátima, que también recuerda el nivel de formación del profesor de Religión. “Somos de nivel universitario, incluso con niveles superiores a la labor que desempeñamos”, comenta, entendiendo que la gente “tiene que cambiar el chip con el profesor de Religión; somos universitarios con capacidad suficiente, y muchas veces por encima de la que se exige, que hacemos un trabajo reconocido y que no hacemos daño a nadie”, proclama. Es más, esta profesora destaca la intensa labor de formación que llevan a cabo los propios profesores a lo largo del curso. “No hay una asignatura que pase un censo como la nuestra, y tenemos que actualizarnos para estar a la última”, comenta al respecto.

A pesar de esta defensa y de los malos momentos que en no pocas ocasiones dice que atraviesan los profesores de Religión, Fátima Varela sí quiere destacar que su profesión está ahora mucho mejor que “cuando empezamos hará veinte años”. Los contratos, que no llegarían hasta 1999, “han dado un respaldo jurídico mayor: ya estamos cobrando, tenemos una vida laboral, tenemos una plaza fija… Eso te da tranquilidad y seguridad. Ya hay un estamento público que valora mi trabajo; antes solo velaba por mí el Obispado”. Y a ello se suma, desde hace un año, la creación del comité, “que nos da todavía más seguridad como trabajadores”.

En relación al Obispado, Fátima Varela quiere destacar que es “inmejorable”. “Yo siempre que llamo a Isabel (López, directora del Secretariado Diocesano de Enseñanza) la encuentro y eso es una cosa importante. Te sientes apoyado”, destaca esta profesora y presidenta del comité de profesores de Religión de Primaria, quien no obstante puntualiza que el Secretariado de Enseñanza “hace su labor y nosotros la nuestra”.

 

Una delegación específica del Obispado de Cádiz concebida para atender al profesor

P-M D. / Diario de Cádiz

INICIO

Isabel López, directora del Secretariado Diocesano

Isabel López, directora del Secretariado Diocesano

  • Desdentre otras cosas, oír y formar a los que enseñan Religión
  • Pide a la ciudadanía que no confunda “la catequesis con la asignatura de Religión Católica”

La asignatura de Religión es algo que preocupe tanto a la Iglesia que las diócesis suelen contar con una delegación específica de Enseñanza concebida para atender al profesor de esta asignatura en todo lo que necesite o sea posible.

En el Obispado de Cádiz, Isabel López es la responsable de este Secretariado Diocesano de Enseñanza. Varias son las funciones principales que desarrolla este secretariado. En primer lugar, “la atención personalizada al profesor en lo que él necesite“. Esa es quizá la principal misión de Isabel y también la que menos se ve. “Que el profesor de Religión no esté solo“, resume la directora del Secretariado su función. Unido a esto, esta delegación episcopal “vehicula de alguna manera todo lo relacionado con el profesor de Religión“. Es decir, no solo atiende personalmente al profesional en cuando necesite de exponer, sino que también se gestiona todo lo relacionado con el profesor.

Desde su selección -ya que los currículum de candidatos se reciben en los obispados, que son quienes proponen el nombre del titular de cada plaza vacante a las administraciones competentes- a cualquier asunto administrativo o personal. Y el tercer pilar de Enseñanza es la formación permanente, con todo tipo de cursos tanto a propuesta del propio Obispado como del Centro Especializado del Profesorado (CEP).

Todo ello comprende una labor diaria bastante compleja, expone Isabel, que también señala que hay contactos con las delegaciones de Enseñanza de otras diócesis. Precisamente en relación a esto último, explica que el funcionamiento de la asignatura de Religión en Andalucía, por ejemplo, es bien distinto al de otras comunidades. “A veces es como si fuéramos de otro Estado“, dice.

Y precisamente en referencia a ese tratamiento hacia el profesor de Religión, la responsable diocesana de Enseñanza hace una encendida defensa de esta asignatura y de quiénes las imparten. “Nosotros creemos sinceramente en la asignatura de Religión. Yo creo que Cristo como modelo verdaderamente responde a las necesidades de los niños, jóvenes y mayores de todos los tiempos“, defiende Isabel López, que pide a la ciudadanía que no confunda “la catequesis con la asignatura de Religión Católica” y que recuerda que los profesores de Religión “son profesionales altamente cualificados, que están al mismo nivel que el resto de sus compañeros”.