Hallan en Algeciras restos que apuntan a un cementerio cristiano tardoromano o bizantino

Europa Sur / María E. Selva

INICIO

Imagen de los restos hallados en las inmediaciones de Villa Smith, junto al Parque de Las Acacias. Foto: Europa Sur

Imagen de los restos hallados en las inmediaciones de Villa Smith, junto al Parque de Las Acacias. Foto: Europa Sur

  • Aparece material de época romana en las obras del muro del Parque Las Acacias La datación del hallazgo oscila entre los siglos VI y XIV

Bajo Algeciras no deja de aflorar su historia. En las inmediaciones del Parque Villa Smith han aparecido restos de lo que se apunta que podría ser un cementerio cristiano -el primero que aparecería en la ciudad-, además de cultura material de origen romano. Según informó ayer la concejal de Cultura de Algeciras, Pilar Pintor, la datación del hallazgo oscila entre el siglo VI y el XIV d.C., en base al informe elaborado por el equipo del Museo Municipal a través del arqueólogo Rafael Jiménez.

No obstante, se debe subrayar que estos son los primeros indicios tras la inspección ocular. Los restos óseos y los materiales serán trasladados a las dependencias municipales para su estudio pormenorizado.

Este hallazgo se enmarca precisamente en los trabajos coordinados por las áreas municipales de Urbanismo y Cultura. Se trata de una actividad arqueológica en el Parque de las Acacias. La intervención se planteó como consecuencia de unas obras a desarrollar con carácter de urgencia para la sustitución de un tramo del cerramiento perimetral, ante el peligro de su inminente desplome.

Durante las obras aparecieron los restos de material romano y, ante tales evidencias, se decidió realizar una intervención arqueológica. Explicó Pintor que los hechos fueron comunicados a la Delegación Territorial de Cultura en Cádiz y se giró una visita por parte de la arqueóloga provincial, en compañía del homólogo municipal y técnicos de Urbanismo. A partir de ahí se inició la intervención arqueológica hace dos semanas y ahora mismo está con seguimiento de Jiménez, que una vez realice el informe final se remitirá a la delegación territorial.

Se ha realizado un sondeo de 6×2 metros en el que se han hallado restos de al menos dos períodos. Según subraya el informe municipal, el más moderno se relaciona con un cementerio del que hasta ahora se han descubierto dos tumbas y hay indicios de al menos otra más. Por este motivo su datación definitiva es aún incierta, aunque se aproxima a los periodos citados.

Destacar que las inhumaciones atienden al rito cristiano, ya que los cadáveres se disponen decúbito supino -boca arriba-, además están excavados en una fosa simple sobre una escombrera con abundante material romano. Siendo, según se refiere en el informe, de gran valor ya que de este camposanto no había noticias. Apuntar al respecto que las necrópolis descubiertas en otras ocasiones han sido siempre musulmanas.

Por otra parte, en torno al hallazgo, la fase más antigua corresponde con un complejo industrial dedicado a la salazón del pescado a continuación del barrio industrial que se extiende por la calle San Nicolás, que es Bien de Interés Cultural (BIC).

Sobre la cronología, argumentó Pintor que “es muy amplia” porque en la zona hay estudios de época Tardorromana y Bizantina. Destacó, en este sentido, que hay que remitirse a las investigaciones más recientes que apuntan a que allí estuvo la ciudad romana y luego la meriní. Además, aprovechó para recordar que “las investigaciones históricas y arqueólogas de alguna manera corroboran las tesis de esa Julia Traducta, esa ciudad romana, que existió y efectivamente aparecen enterramientos que podrían ser desde Tardoromana y Bizantina, que hay trabajos muy recientes de esa Algeciras romana, o ya sería del periodo meriní. Pero en todo caso si son de un periodo más avanzado son cristianos, no musulmanes”.

La zona de intervención arqueológica está justo en el acceso a la sede de la Mancomunidad de Municipios. Junto a Jiménez hay un equipo de profesionales que están trabajando de forma concienzuda para tomar mediciones y todo tipo de detalles para ampliar la historia algecireña.

Confirman la existencia de una iglesia visigótica en la Silla del Papa

TU DIÓCESIS

INICIO

Iglesia visigótica de la Silla del Papa. Foto tomada en la reciente campaña arqueológica

Iglesia visigótica de la Silla del Papa. Foto tomada en la reciente campaña arqueológica

  • Está localizada en el término municipal de Tarifa y podría ser una de las iglesias fundadas por San Fructuoso en el litoral gaditano durante el siglo VII

La primera fase de la campaña de excavaciones arqueológicas en el yacimiento de la ensenada de Bolonia conocido como la Silla del Papa ha culminado. Los trabajos comenzaron el pasado 11 de mayo y se han llevado a cabo bajo la dirección de Pierre Moret, dentro del ámbito de colaboración entre la Institución Cultural Francesa Casa de Velázquez y el Conjunto Arqueológico de Baelo Claudia, de la Consejería de Educación , Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía.

El equipo científico estuvo formado por especialistas y estudiantes de las universidades de Toulouse, Alicante, Sevilla y Granada, así como del conjunto arqueológico de Baelo Claudia. En concreto, retomaron las excavaciones en el edificio D1 que habían identificado en la pasada campaña de octubre de 2014 como una iglesia visigótica. Gracias al método de datación del carbono-14 han podido indicar que la iglesia estaba en uso entre los siglos VI y VII y han encontrado en el ábside el soporte cilíndrico de la mesa de altar, que se encuentra actualmente desaparecida.

Hay constancia en la zona de la existencia de un monasterio en el siglo VII, como se recoge en un libro publicado sobre el urbanismo religioso en la Cora de Medina Sidonia. Y, si bien no se conoce ningún hábitat de esa época en el yacimiento, podría tratarse de un lugar de culto aislado, abandonado después de la conquista islámica.

Texto sobre urbanismo religioso en la Cora de Medina Sidonia

Texto sobre urbanismo religioso en la Cora de Medina Sidonia

El templo paleocrisitano se sitúa en el extremo suroeste del yacimiento, en una terraza que se extiende en una cota inferior a la del recinto amurallado. A día de hoy es el único caso comprobado de reocupación del yacimiento tras su abandono en época augustea. Su mera existencia es un información crucial que ayudará a comprender por qué se eligió la Silla del Papa para la construcción de una iglesia.

Con esta primera fase se ha logrado desvelar que los grandes sillares de arenisca que forman los muros del ábside y la nave de la iglesia han sido reutilizados de construcciones mucho más antiguas. Algunos de ellos presentan molduras que podrían corresponder a monumentos funerarios prerromanos. Auguran en este caso los investigadores que esperan obtener más datos a lo largo de esta campaña, “que nos permitan concretar el origen y la localización de dichos monumentos”.

Vista de los restos de la iglesia visigótica con la ensenada de Bolonia al fondo

Vista de los restos de la iglesia visigótica con la ensenada de Bolonia al fondo

7.D1_vertical_IMG_3811-mini-300x240

Destrozan en Puerto Real la capilla del Señor Chiquito y se llevan cuatro euros

Diario de Cádiz

INICIO

Exterior de la capilla en la que se produjo el robo, tras forzar la reja. Foto: Diario de Cádiz

Exterior de la capilla en la que se produjo el robo, tras forzar la reja. Foto: Diario de Cádiz

  • La imagen del Cristo, que no sufrió daños, se trasladó al interior de la iglesia de San Sebastián

Los ladrones parecen hacer encontrado en la iglesia un blanco fácil para perpetrar sus robos. Hace unos meses lo intentaron en la Parroquia María Auxiliadora, la pasada semana lo consiguieron en San Benito (dónde lo han intentado hasta en cinco ocasiones) y el pasado domingo asaltaron la capilla del Señor Chiquito, frente a la Prioral de San Sebastián.

A las ocho de la mañana de la jornada electoral un vecino alertó al párroco de que la capilla de la venerada imagen había sido forzada. Durante la madrugada, se había perpetrado un robo. Al parecer, los ladrones utilizaron un gato para forzar las rejas de protección, movieron el metacrilato que protege a la imagen y se llevaron el cepillo con las donaciones que aportan los fieles.

La cantidad que se ha podido robar se desconoce aunque, según fuentes de la parroquia, “es más que probable que apenas alcanzase los cuatro euros ya que un día antes el cepillo había sido vaciado y la recaudación semanal apenas asciende a quince euros”.

Una vez descubierto el robo, el párroco de la Prioral, José Carlos Mellado, retiró de la capilla la imagen del “Señor Chiquito”, que no había sufrido ningún daño. Eso provocó algunos momentos de nerviosismo en algunos fieles, principalmente señoras mayores, que, al ver que la imagen no estaba en su altar y que la reja estaba forzada, pensaron que el Cristo había sido robado.

Afortunadamente, la imagen no sufrió ningún daño y se encuentra en la capilla bautismal a la espera de que se pueda arreglar y reforzar la reja de su capilla, para regresar al lugar donde lleva décadas. Se temía porque hubiesen intentado llevarse la corona del Cristo que, aunque no tienen ningún valor económico, podría haber resultado atractiva para los ladrones, como ocurrió hace unos meses en la Hermandad de la Borriquita donde robaron , entre otros enseres, las potencias del Señor.

El robo en la capilla del Señor Chiquito se produjo sólo unos días después de que se perpetrase otro robo similar en la parroquia de San Benito Abad, en la barriada de las 512 viviendas. Fue hace una semana cuando entraron en el despacho del párroco y en las dependencias de Cáritas de donde se llevaron herramientas y una pequeña cantidad económica, tras acceder a través de una ventana, utilizando el mismo método: un gato con el que ampliaron el hueco de la reja que protege la ventana. Por fortuna, los asaltantes solo pudieron acceder a las oficinas y no al interior del templo.

Tanto en estos dos casos como el en intento de María Auxiliadora hace unos meses, el robo apenas tuvo importancia pero sí los daños causados en puertas y ventanas que tienen que reparar daños.

El Cabildo profesionaliza el servicio de atención a los visitantes de la Catedral de Cádiz

Pablo-Manuel Durio / Diario de Cádiz

INICIO

  • Una empresa especializada en la gestión de monumentos históricos, ArtiSplendore, está asesorando e implantando nuevas medidas

La Catedral no es sólo el templo referente de la diócesis, es uno de los principales monumentos que tiene la ciudad; y desde hace años, el Cabildo -que es la institución religiosa a la que se le encomienda su cuidado y su atención- viene persiguiendo que la Seo reúna mejores condiciones para recibir la también cada vez mayor visita de turistas. En este camino, los canónigos han dado un nuevo paso al frente de esta profesionalización del servicio de atención a los visitantes. Para ello, han encomendado el asesoramiento, el acompañamiento y la ayuda a una empresa especializada en el sector de la gestión de visitas turísticas de edificios monumentales, museos y centros de interpretación.

Este trabajo de asesoramiento ya se inició hace un tiempo, cuando se adoptaron medidas como el cambio de puerta de acceso (habilitándose la más cercana a la calle Pelota, por donde acceden la mayoría de turistas) o la puesta en marcha de las audioguías en cinco idiomas. Ahora, las funciones de la empresa a la que se ha encomendado el Cabildo (ArtiSplendore) han aumentado, si cabe, con un trabajo de acercamiento y contacto con las empresas touroperadoras, con las agencias de viaje o con las compañías de cruceros, al mismo tiempo que siguiendo con las mejoras de las condiciones de la Catedral.

Entre esas mejoras, además de las ya mencionadas antes, se ha procedido a realizar una señalización en el interior de la Catedral y una información más homogénea, se ha modificado la recepción de los visitantes en la entrada del templo, se ha abierto a las visitas el coro, antes inaccesible, se está ultimando la puesta en marcha de una nueva página web… “Es un proceso gradual, poco a poco se irán incrementando los productos y servicios que se ponen a disposición del visitante”, explica el director de Desarrollo de Negocio de ArtiSplendore, Francisco Moya.

“Ya el turismo no es tan artesanal, hace falta algo más profesionalizado, si se puede decir así”, explica el deán de la Catedral, Guillermo Domínguez Leonsegui, sobre esta apuesta de los canónigos por mejorar un monumento religioso que cada vez es más visitado. “La llegada de cruceros se está notando”, apunta al respecto Domínguez Leonsegui. Y es que son más de 100.000 visitantes los que está recibiendo al año la Catedral gaditana y el museo de la Casa de la Contaduría.

“Estamos convencidos de que el resultado es bueno. Tiene que existir una cohabitación entre la actividad cultual propia de una iglesia, dirigidas a los fieles católicos, y esa otra actividad turístico-cultural que disfruta una gran masa de población, sean o no católicos”, comenta Francisco Moya, convencido de los éxitos de esta fórmula de trabajo.

“La de la Catedral es una visita esencial en casi todas las ciudades, y nosotros queremos trabajar para que el turista sepa que la visita es interesante antes incluso de llegar a Cádiz”, indica el responsable de ArtiSplendore, que también valora la creación de empleo que supondrá a corto y medio plazo la mejora de estos servicios de atención a los visitantes. “En Ávila, por ejemplo, había tres personas trabajando cuando llegamos nosotros y ahora son seis. El trabajo nuestro también va dirigido a hacer más sólida la estructura de trabajo, lo que propicia la creación de empleo”, comenta.

Relacionado con la noticia: pendientes de la licencia para abrir al público la Torre del Reloj

La restauración integral del Cristo de la Almoraima de Castellar comenzará tras el verano

A.R. / Europa Sur

INICIO

  • El sevillano Diego Martínez prevé que los trabajos duren unos cuatro meses La imagen sufre grietas en la policromía sin daños estructurales

La asociación parroquial del Santísimo Cristo de la Almoraima de Castellar de la Frontera afronta uno de los momentos más importantes desde su fundación: la restauración de la imagen de su venerado crucificado tras años de colectas y austeridad en el gasto para poder acometer el proyecto. El colectivo religioso confiará la antiquísima imagen (con más de 400 años) al restaurador sevillano Diego Martínez Amores, con experiencia en la restauración de varias tallas en la provincia y que cuenta con el visto bueno del Obispado de Cádiz y Ceuta. La entidad ha logrado reunir los 14.036 euros en los que se ha tasado, en principio, el encargo.

La entidad que preside José Carrillo prevé que la restauración comience tras el verano, en torno a septiembre -la fecha exacta depende del calendario de trabajo del experto-, y una vez iniciada se prolongue durante unos cuatro meses de forma que pueda estar concluida a principios de 2016. Todo con el objetivo de procesionar sin problemas la próxima Semana Santa y en la posterior romería tras quedarse en el templo en el año 2014 y salir bajo precauciones en este 2015.

Cabe recordar que un primer informe de un restaurador alertó a la asociación sobre el mal estado de la estructura de la imagen, por lo que imperó el principio de prudencia hasta que un segundo examen -el del experto restaurador finalmente elegido- determinó que con precauciones se podía procesionar. El peritaje de Martínez Amores determina que el Cristo sufre problemas principalmente en la policromía, cuarteada y levantada en varios puntos, así como una pérdida de la tonalidad en el color y levantamiento de las capas del estucado, aunque -para la tranquilidad de la asociación parroquial de Castellar- descarta daños en la estructura del Cristo.

La anterior actuación sobre la imagen fue llevada a cabo a principios de los años 80 por Manuel Escamilla, quien pintó la talla con el actual tono de piel (el precedente era más claro). Sin embargo, salvo la factura del encargo (pagado entonces por el Ayuntamiento) pocos documentos más constan sobre este trabajo. Una falta de información que ha dificultado todo el proceso y preparativos porque se desconocían las técnicas y materiales usados por Escamilla.

“La actual restauración se ha planificado al detalle y documentado desde el mismo encargo con el fin de que en el futuro sirva como base para otros restauradores”, apuntan desde la asociación parroquial, donde la ilusión es la tónica dominante entre los 230 hermanos tras haber organizado eventos, rifas y venta de más de un millar de pañoletas para recopilar 13.770 euros (los que hay en la cuenta bancaria hasta el momento). De estos fondos, un total de 6.637 han sido recaudados en actos organizados por la entidad; 3.000 euros por donativos de personas de fuera de Castellar; otros 1.100 euros de donaciones de vecinos chisparreros y 3.000 euros comprometidos por el Ayuntamiento. “Y entre 2014 y 2015 no se han hecho estrenos en las procesiones para poder ahorrar al máximo”, destacan.

Las labores previstas en el informe previo a la restauración por parte de Martínez Amores contemplan una limpieza superficial del polvo y la suciedad, la fijación de los estratos previos de la policromía, así como la consolidación y sellado de grietas y levantamientos. Tras este trabajo previo, el restaurador acometerá el estucado de la policromía, la reintegración cromática y la restauración de la peana original del Cristo (actualmente usa una réplica).

Una vez que concluya la restauración del Santísimo Cristo de la Almoraima, la asociación parroquial aspira a restaurar las otras dos imágenes que originalmente conformaban el retablo del santuario. Se trata de sendas tallas de San Juan Evangelista y una Virgen María (dolorosa). Ambas llegaron junto con el Cristo desde la finca La Almoraima.

Las imágenes han sido retiradas a los salones parroquiales por tener problemas en la madera que pueden afectar a piezas cercanas y, en este caso, la actuación está presupuestada en unos 20.000 euros.

Pero los problemas y los gastos nunca vienen solos. El templo castellarense necesita reformas en la torre, que presenta problemas en el hormigón. Las deficiencias impiden -por seguridad- tocar la campana desde hace prácticamente un año y han obligado a acordonar el perímetro. “La gente ya se ha acostumbrado pero no podemos tocar las campanas para avisar cuando hay fallecidos, por ejemplo”, expone el párroco local.

La iglesia de Castellar, santuario desde el año 2008, data de los años 70 del pasado siglo -al igual que el resto del pueblo nuevo- y, según el informe técnico elaborado a instancias del Obispado, presenta caídas en el hormigón por la mala calidad del material. “Hace unos meses se hicieron unas obras de urgencia y se acordonó el perímetro. Cuando se concluya la restauración del Cristo tocará abordar la reforma de la torre, que es un símbolo de identidad del municipio”, apunta el párroco.

El presupuesto preliminar elaborado por el Obispado apunta a la necesidad de un desembolso de unos 25.000 euros, por lo que la comunidad parroquial deberá emprender de nuevo las colectas y la búsqueda de donativos así como acuerdos con otras administraciones para que el sonido de las campanas vuelva a Castellar.