Eucaristía por el padre Miguel Cisteró en Puerto Real

Inicio

Queremos hacerle partícipe e invitarle a la Eucaristía que celebraremos por el eterno descanso del padre Miguel Cisteró Cisteró, que falleció el pasado 18 de julio en Algeciras, a los 93 años.

La Eucaristía, tendrá lugar D.m. el próximo miércoles 7 de agosto de 2013.
HORA: 20h.
LUGAR: Parroquia de San Sebastián de Puerto Real

Se ruega una oración por su eterno descanso.

DATOS BIOGRÁFICOS

Miguel Cisteró Cisteró, nacido en Cervera (Lerida),
el 12 de abril de 1920.

– Seminarios claretianos (Hijos del Sdo. Corazón de María);
en Zaragoza, Huesca, Barcelona, Badajoz y Tarragona, de 1931 a 1946.

– Profesor de filosofía lógica, en el Filosofado de Solsona (Lérida) de 1947 a 1949

– Ordenado diácono en Lérida, el 27 de enero de 1946, y

– Ordenado presbítero en Barcelona, el 2 de junio de 1946.

● Recorrido pastoral en Diócesis de origen:

1. Superior de las comunidades de Gerona, posteriormente en Francia, de las comunidades de Angers, Lyon, Narbonne y París.

2. De 1952 a 1958 Visitador General Permanente de las Comunidades de Francia, simultáneamente párroco durante 10 años de las parroquias francesas de Lyon y Narbonne.
También dentro de este periodo, del 52 al 56, fue Director del pequeño teologado claretiano de Angers.

3. De 1969 a 1982, Capellán de emigrantes, incardinado en la Diócesis de Montpellier.
Consiliario de la ACO Francesa

● Recorrido en nuestra Diócesis:

4. En 1982 solicitó ejercer su ministerio a nuestra a la Diócesis de Cádiz y Ceuta, concediéndole D. Antonio Dorado Soto, entonces Obispo de Cádiz y Ceuta, su Licencia Ministerial el 19 de julio de 1982.

5. Nombrado Ecónomo de la Parroquial de la Inmaculada de Campamento y encargado de la de San Hiscio de Puente Mayorga, el 26 de julio de 1982 hasta 1985.

6. El 31 de agosto de 1985 fue nombrado Párroco de San Sebastián, Administrador Parroquial de San Benito Abad y el Buen Pastor de Puerto Real.

7. Incardinado en nuestra Diócesis el 5 de febrero de 1987.
Nombrado delegado diocesano de migraciones.

8. El 5 de octubre de 1989, fue reconocido en agradecimiento por Mons. D. Antonio Dorado Soto, por su “generosa donación a la Diócesis de los valores que poseía y alabó la actitud de desprendimiento propia de un sacerdote que quería vivir plenamente el Evangelio”.
Nombrado consiliario diocesano de la HOAC.

9. El 6 de marzo de 1992 fue nombrado Capellán del Hospital de San Rafael de Cádiz.

10. El 9 de marzo de 1992 también nombrado Archivero Auxiliar Diocesano, en colaboración con el Rvdo. D. Pablo Antón Solé, que en paz descanse, y el Rvdo. D. Juan Luis Roquette Gaona.

11. Tiene escrito un libro, con dos ediciones publicadas:
    «EN CAMINO», “Hacia una Pastoral del Mundo Obrero”.
    “De una pastoral parroquial al mundo obrero”
    Cuyo “Prólogo” está escrito por el catedrático de la UCA,
    José Antonio Hernández Guerrero,
    que escribió también su “Obituario”

Obituario del padre Miguel Cisteró Cisteró

José Antonio Hernández G.

INICIO

Tras recorrer una dilatada trayectoria vital y un variado itinerario pastoral, Miguel Cisteró ha fallecido en Algeciras a la edad de 93 años. Este sacerdote sencillo, inteligente y trabajador, ha vivido una vida intensa, entregada a los demás y dedicada, especialmente, a la atención de los enfermos, de los emigrantes y de los integrantes de mundo obrero. Su manera preferida de predicar – de explicar el sentido de la oración, de la vida sacramental, del ejercicio de la caridad- era conversando y compartiendo los problemas y las alegrías de sus hermanos.

En nuestra opinión la fuerza de sus palabras -claras y valientes- residía en su identificación con las situaciones de injusticia y de desigualdad. El valor de sus denuncias de los comportamientos insolidarios, de las diferentes formas de marginación social y de la pobreza de la mayor parte de la humanidad estribaba en su vida coherente y austera, en un comportamiento dotado de una notable capacidad para hacer creíbles y vivibles sus palabras. Su testimonio no sólo arroja una potente luz enfocada a los problemas más actuales e importantes de este mundo caótico y competitivo, lleno de luces y transido de sombras, sino que, además, suministra unas pautas que, copiadas del Evangelio, siguen siendo válidas para sensibilizar las conciencias y para sembrar las semillas de la libertad, de la justicia y del amor.

Su conducta, sus actitudes y sus palabras constituyen una invitación fraternal a compartir la vida y una vacuna contra la invasión de ese sentimiento de desesperanza, de impotencia, de derrota y de ansiedad que, a veces, amenaza a muchos de nuestros conciudadanos. La vida del padre Miguel es un estimulo para evitar que nos arrastremos por las apatías que pueden derivar en la desintegración ruinosa, un testimonio que conserva la frescura y recupera la intensidad de vida entregada a los hermanos y, también, una invitación para que pensemos retrospectivamente en nosotros mismos sin que nos asalten las oleadas de la nostalgia.

Algunas vidas sacerdotales, ejercidas como un constante servicio la comunidad eclesial y al mundo necesitado siguen interpelando a quienes sienten el deber y la urgencia de transmitir con su testimonio y de pregonar su palabra el “milagro” del amor. Que descanse en paz.

PUERTO REAL CELEBRA EL CENTENARIO DEL PATRONAZGO DE LA VIRGEN DE LOURDES

Puerto Real Web

INICIO

Centenario_Patronazgo_V-_Lourdes_2013_14_-c7c1e

  • Se puede disfrutar de una exposición y de los actos que continúan el próximo martes

El pasado martes 9 de abril, Puerto Real celebró el Primer Centenario del Patronazgo de la Virgen de Lourdes. Dicha celebración comenzó con la Solemne Eucarisitía que tuvo lugar a las 19 h. en la Parroquia San Sebastián, presidida por el Sr. Obispo de Cádiz y Ceuta D. Rafael Zornoza Boy y concelebrada por el párroco de San Sebastián y Director Espiritual de la Asociación de Lourdes, D. José Carlos Mellado González, así como por los anteriores párrocos D. Balbino Reguera Díaz, D. Fructuoso Antolín Camacho y D. Antonio Troya Magallanes.

A la Eucaristía asisitieron la Alcaldesa de la ciudad Dª María Isabel Peinado Pérez, el concejal de Cultura D. Manuel J. Izco Reina, la presidenta de la Hospitalidad de Ntra. Sra. de Lourdes en la Diócesis de Cádiz, Dª Inmaculada Campos, y por parte del Consejo Local de Hermandades y Cofradías, D. José María Moreno, además de miembros de las Hermandades, Asociaciones parroquiales y demás grupos pastorales de la parroquia y el arciprestazgo.

Antes de la bendición final, el Sr. Obispo se dirigió a la Gruta de la Virgen de Lourdes para bendecir una placa de mármol que conmemora el centenario de la construcción de la misma y del milagro de Esperanza Gómez del Valle, ocurrido en 1911.

Tras la Eucaristía, autoridades religiosas y civiles, junto con numerosos fieles, se dirigieron al Centro Cultural Iglesia San José para inaugurar la Exposición Conmemorativa del Centenario. Una muestra que la Asociación ha preparado en colaboración con el Ayuntamiento de Puerto Real, el Archivo Municipal y varios particulares, y en la que se recogen fotos, documentos, objetos y una proyección audiovisual, con los que se hace un repaso a los más de 100 años de devoción a la Virgen de Lourdes.

EXPOSICIÓN ABIERTA Y ACTOS EL PRÓXIMO MARTES

La exposición estará abierta hasta el domingo 21 de abril con el siguiente horario: de lunes a viernes de 18 a 21 h. y sábados y domingos de 11 a 14 h.

Los actos continuaran el próximo martes 16 de abril, día de Santa Bernadette Soubirous, con una Eucaristía en la Gruta de la Parroquia San Sebastián, presidida por el párroco y director espiritual de la Asociación D. José Carlos Mellado. El rezo del Santo Rosario comenzará a las 18:30 h. y la misa a las 19 h.

Y para finalizar estos actos extraordinarios, el viernes 19 a las 20 h. en el Centro Cultural Iglesia San José, tendrá lugar la conferencia “Aprender a creer con María” a cargo de la teóloga y marióloga Dª Pilar Macarro.

Desde la Asociación de Lourdes invitamos a todos los ciudadanos a visitar la exposición y asisitir a los actos preparados para la próxima semana.

Vía Crucis y oración por los enfermos

Pastoral de la Salud / Gabinete Prensa-Cádiz y Ceuta

INICIO

El Secretariado diocesano de Pastoral de la Salud ha organizado dos actos por los enfermos de la diócesis. Así,el primero de ellos tendrá lugar el viernes 1 de marzo, a las 18.00 horas, en el Hospital Clínico de Puerto Real. El segundo, el 8 de marzo, a las 17.45, será en el Hospital Puerta del Mar de Cádiz.

Desde la Pastoral de la Salud animan a orar por los enfermos, asegurando que tan necesaria es para el enfermo la terapia médica como la espiritual.

PROGRAMA DE ACTOS CON MOTIVO DE LA VISITA DE LAS RELIQUIAS DE SAN JUAN DE ÁVILA A CÁDIZ Y CEUTA

Gabinete Prensa-Cádiz y Ceuta

INICIO

relicario-sanjuandeavila

  • Lunes 14 de enero

Ceuta-Santa María de África

  • 19.00 h. Recepción de las Reliquias
  • 20.00 h. Santa Misa presidida por el Obispo Diocesano, Mons. Rafael Zornoza Boy
  • 21.00 h. Vigilia de Oración por las vocaciones al sacerdocio
  • Ø Martes 15 de enero

Ceuta-Santa María de África

  • 09.30 h. Santa Misa
  • De 10.30 a 13.00 h. Visita de los Colegios Misioneras de la Inmaculada Concepción, Religiosas Adoratrices y Padres Agustinos.
  • 13.30 h. Ceremonia de despedida

La Línea de la Concepción-Parroquia de La Inmaculada

  • 18.00 h. Recepción, exposición del Santísimo, Vísperas Solemnes y tiempo de oración.
  • 19.30 h. Eucaristía presidida por el Obispo Diocesano, Mons. Rafael Zornoza Boy. Al finalizar habrá una convivencia sacerdotal.

San Roque-Parroquia de Santa María La Coronada

  • 21.30 h. Recepción por parte del Arcipreste, D. Juan Pedro Varo
  • 22.00 h. Exposición del Santísimo y veneración de las Reliquias
  • 23.00 h. Cierre de la parroquia
  • Miércoles 16 de enero

San Roque-Parroquia de Santa María La Coronada

  • 09.30 h. Laudes Solemnes presidido por el Arcipreste, D. Juan Pedro Varo
  • 12.00 h. Rezo del Ángelus
  • 12.00 h. Rosario Vocacional
  • 14.00 h. Cierre de la parroquia

Algeciras-Parroquia Nuestra Señora de la Palma

  • 19.00 h. Eucaristía de bienvenida presidida por el Arcipreste, D. Juan José Marina
  • 20.00 h. Exposición del Santísimo y hora santa de oración
  • 21.00 h. Cierre de la parroquia
  • Jueves 17 de enero

Algeciras-Parroquia Nuestra Señora de la Palma

  • 09.30 h. Eucaristía

San Fernando

  • 17.30 h. Llegada al Convento Carmelitas Descalzas. Solemnes Vísperas.
  • 19.00 h. Solemne Pontifical presidido por el Obispo Diocesano, Mons. Rafael Zornoza Boy, en la parroquia de la Sagrada Familia.
  • 20.30 h. Acto Vocacional con jóvenes del Arciprestazgo en la parroquia del Santo Cristo.
  • Viernes 18 de enero

San Fernando

  • 08.30 h. Eucaristía en el Convento de las Madres Capuchinas
  • 10.00 h. Oración para los colegios en la Iglesia Mayor
  • 11.00 h. Oración para los adultos en la Iglesia Mayor
  • 12.00 h. Eucaristía de despedida en la Iglesia Mayor

Cádiz

  • Por la tarde Recepción por el Cabildo en la S.A.I Catedral
  • 19.00 h. Vísperas
  • 20.45 h. Vigilia de Oración Vocacional en la Iglesia de Santiago Apóstol
  •  Sábado 19 de enero

Cádiz

  • 09.30 h. Eucaristía de despedida en la Iglesia de Santiago Apóstol

SAN JUAN DE AVILA APOSTOL DE ANDALUCIA

El  7 de octubre de 2012 su Santidad Benedicto XVI declaró solemnemente el Doctorado de San Juan de Ávila. Era un acontecimiento vivido desde siempre y esperado en su declaración oficial. El clero español se honra de tener a uno de los suyos en tan alta consideración y es noticia ahora para todos nosotros su vida y su obra ya que sus restos estarán en nuestra Diócesis para su veneración.

Juan de Ávila Gijón  nació el 6 de enero de 1500 en el seno de una familia acomodada, lo que le permitió estudiar Artes y Teología en Alcalá de Henares entre 1520 y 1526. Allí fue alumno de Soto y tuvo amistad con Pedro Guerrero, que sería Arzobispo de Granada, quizás incluso conoció a San Ignacio de Loyola. Se ordenó sacerdote en 1526 y vende los bienes que había heredado de sus padres los reparte a los pobres y comienza lo que será su vida: La evangelización. De pueblo en pueblo llega a Sevilla, puerta de las Américas, y decide ir a evangelizar a Nueva España. El Arzobispo de Sevilla, Alonso de Manrique, después de oírle predicar un sermón en la Iglesia del Salvador el día de Santa María Magdalena le ordena que abandone la idea de irse a América y que evangelizase Andalucía.

Fue un buen predicador, incansable de autentico celo apostólico. Muchos pueblos guardan la gloriosa memoria de su paso por sus púlpitos. Es celebre su sermón el día de San Sebastián en el albaicín de Granada donde tuvo un oyente de excepción, que por aquellos años estaba cambiando su vida: Juan de Dios, conmocionado por las palabras del predicador bajó del Albaicín gritando conversión y entregando su vida a los desfavorecidos de Granada. Será más tarde uno de sus discípulos predilectos.

Su ascendencia  como buen predicador le  granjea envidias  que lo denunciarán a la Inquisición sevillana (cinco acusadores contra cincuenta y cinco a su favor). En la cárcel sevillana escribirá uno de sus libros más famoso: el Audi filia.

Pronto marcha a Córdoba donde, amigo del obispo Álvarez de Toledo conoce a Fray Luis de Granada, su primer biógrafo. Los santos se tratan y se atraen. Por su vida pasarán San Francisco de Borja, Juan de Dios… y será fuente de inspiración doctrinal para Carlos Borromeo, Pierre de Berulle, Alonso Rodríguez, Francisco de Sales, Alfonso María de Ligorio, Antonio María de Claret,… sin duda un apóstol  maestro de apóstoles.

En 1535 marcha a Córdoba llamado por el obispo Alvarez de Toledo. Organiza su plan evangelizador por las Sierras de Córdoba, consigue sonoras conversiones. Dominaba la oratoria, era culto y sobre todo su ardor evangelizador sonaba autentico, abrasaba las entrañas de los oyentes.

Fundó numerosos seminarios y colegios animó a la creación de la Compañía de Jesús del que fue un enamorado hasta su muerte acaecida en 1569 en Montilla donde tienen la suerte de tener su sepulcro glorioso.

Su doctorado, bien merecido por sus muchos libros, sermones y trabajos entre otros, para el Concilio de Trento y Sínodos diocesanos, se suma al de  sus contemporáneos Juan de la Cruz y Teresa de Jesús.

Beatificado el 4 de abril de 1869 por León XIII, Canonizado el 31 de mayo de 1970 por Pablo VI y declarado doctor de la Iglesia el 7 de octubre de 2012. Su ejemplo de buen evangelizador y su memoria perduran en el clero andaluz y ojalá la presencia de sus restos aviven de nuevo su doctrina y su celo por Jesús en nuestra Diócesis de Cádiz y Ceuta.

Fundador e Influyente en el Concilio

Funda varios colegios menores y mayores para la formación de niños y jóvenes, en especial los que se preparaban para el sacerdocio. Funda también un colegio en Baeza que llegaría a convertirse en una floreciente universidad. Su gran obra inte­lectual, los Estudios de Baeza, son aprobados por la Santa Sede. La Teología ocupará el más alto lugar atrayendo el mayor núme­ro de alumnos.

No puede acudir al Concilio de Trento como acompañante del Arzobispo de Granada a causa de sus enfermedades, pero escri­be dos importantes Memoriales que influyen en los documentos conciliares.

Fama de santidad

Muere en Montilla, con gran fama de santidad, sosteniendo entre sus manos un Crucifijo. El día anterior recibió el Viático y la Extremaun­ción. Fue beatificado por el Papa León XIII en 1984. Pío XII, en 1946, le declara Patrono del Clero Secular de España. En 1970, Pablo VI lo canoniza y el 7 de Octubre del 2012, Benedicto XVI lo ha declarado Doctor de la Iglesia.

  • ¿Qué significa ser Doctor de la Iglesia?

Doctor de la Iglesia Universal es el título que el Papa otorga oficialmente a algunos santos para proponerlos a los fieles de todos los tiempos como eminentes maestros de la fe.

El punto decisivo para que un santo sea proclamado Doctor de la Iglesia es que su doctrina haya sido declarada eminente, que haya gozado de un particular ca­risma de sabiduría, dado por el Espíritu Santo para el bien de la Iglesia, comprobado y ratifica­do por la influencia benéfica en el pueblo de Dios. Un Maestro, un Doctor de la Iglesia es, pues, quien ha estudiado y contem­plado con singular clarividencia los misterios más profundos de la fe y es capaz de exponerlos a los fieles de modo que les sirvan de guía en su formación y en su vida espiritual.

En san Juan de Ávila se dan de forma preclara estas característi­cas. En sus discípulos dejó una profunda huella por su amor al sacerdocio y su entrega total y desinteresada al servicio de la Iglesia. Centrado en lo que él llamaba “el beneficio de Cris­to”, podemos calificarlo como el Doctor del amor de Dios a los hombre en Cristo Jesús; el maes­tro y el místico del beneficio de la redención.

Fue Maestro y testigo de vida cristiana, contemporáneo de un buen número de santos que en­contraron en él amistad, consejo y acompañamiento espiritual, como, por ejemplo, san Ignacio de Loyola, san Juan de Dios, san Francisco de Borja, san Juan de Ribera, san Juan de la Cruz, san Pedro de Alcántara, santo Tomás de Villanueva o la misma santa Teresa de Jesús.

Conscientes de la calidad de su enseñanza y del vigor de su testi­monio, a partir de 1970, fecha en la que fue canonizado, comenzó a plantearse la posibilidad del doctorado, que la Conferencia Episcopal solicitó formalmente en 1990. A esta primera súplica siguieron las de 1995 y 1999, ya en el entorno del V centenario de su nacimiento.

Actualizados mientras tanto los criterios para afirmar la eminens doctrina que se requiere a los candidatos al título de Doctor y estudiadas sus obras, en 2002 fueron reconocidos esos méri­tos al Maestro Ávila. Concluidos después los demás trabajos re­queridos, el 12 de marzo 2010 se presentó al papa Benedicto XVI la definitiva súplica del doctora­do y el 10 de abril quedó entre­gada en la Congregación de las Causas de los Santos la corres­pondiente Ponencia (Positio). El 18 de diciembre del mismo año 2010 fue estudiada esta Po­nencia por el Congreso Peculiar de los Consultores Teólogos de dicha Congregación, emitiendo un voto unánimemente afirma­tivo a favor del doctorado. Con­firmaron este voto, también de modo unánime, los cardenales y obispos miembros de la Con­gregación reunidos en Sesión Plenaria el 3 de mayo de 2011. Benedicto XVI anunció su doctorado en la Catedral de la Almudena, de Madrid, al finalizar la Eucaristía con los seminaristas, en el con­texto de la Jornada Mundial de la Juventud 2011.

San Juan de Ávila será el cuarto doctor de la Iglesia español. Ya lo son: san Isidoro de Sevilla, san Juan de la Cruz y santa Teresa de Jesús. El 7 de octubre, junto al Maestro Ávila, Benedicto XVI, proclamó Doctora de la Iglesia universal a la monja benedicti­na, de origen alemán, Hildegar­da de Bingen. Con ellos dos, el número total de doctores de la Iglesia es de 35. 

  • Maestro de maestros

La influencia del “Maestro” Ávila ha traspasado con fuerza los límites de su entorno y de su tiempo.

San Ignacio de Loyola

San Igna­cio deseaba que el Maestro hubie­ra entrado en la compañía e Jesús: “Quisiera el santo maestro Ávila venirse con nosotros, que a hom­bros le trajéramos, como el Arca del Testamento, por ser el Archivo de la Sagrada Escritura que si esta se perdiere, él solo la restituiría a la Iglesia”.

Santa Teresa de Jesús

A la muerte del Maestro, exclamó la santa: “ Lo que me da pena es que pierde la Iglesia de Dios una gran columna y muchas almas un gran­de amparo, que tenían en él , que la mía, aún con estar tan lejos, le tenía por esta causa obligación”.

San Antonio María Claret

Le consideraba un modelo de celo apostólico: “Juan de Ávila ni de día ni de noche pensaba en otra cosa que en extender la gloria de dios con la reformación de las costumbres y la conversión de los pecadores”..

Pío XII

…Nos expuso reverentemente que tanto el clero como los fieles de España honraban con encendida veneración al beato Juan de Ávi­la, y que en el Concilio provincial celebrado en la ciudad de Grana­da en el año 1944 los Obispos de dicha provincia Eclesiástica, como asimismo todos los demás convo­cados, impelidos por un extraordi­nario deseo de promover con una mayor eficacia la santidad y la cultura sacerdotal, habían consti­tuido con unánime parecer al bea­to Juan de Ávila , ilustre dechado de todos los clérigos, para que fo­mentara su culto, aprendieran sus enseñanzas y caminaran sobre sus huellas”.

Juan XXIII

Con él se inició el proceso de cano­nización de Juan de Ávila “conozco perfectamente la figura de Juan de Ávila y he leído sus obras”, afirmó cuando se le planteó la posibilidad de canonización. Al morir Juan XXIII en 1963, Pablo VI continuó el proceso ya iniciado que culminó con la canonización en 1970.

Pablo VI

El Papa Pablo VI, en la Bula de canonización del Beato Juan de Ávila, el 31 de mayo de 1970, decía:“Juan fue el amigo y padre en Cristo de muchos hombres de toda condición, nobles y humildes, sacer­dotes y seglares: ellos fueron el con­suelo de sus trabajos, obras y penas. Al mismo tiempo le unía estrechísi­ma amistad con los santos: Juan de Dios, Francisco de Borja, Pedro de Alcántara, Ignacio de Loyola, Juan de Ribera, Tomás de Villanueva, Teresa de Jesús. Entre ellos gozó de gran estima, en especial Teresa de Jesús, que lloró muchísimo su muer­te”.

Juan Pablo II

En una homilía de ordenación de 37 nuevos sacerdotes: “¿cómo no ha de sentirse todo sa­cerdote llamado a la intimidad con el Señor en la oración? En efecto, la oración es un elemento esencial en la vida y en la actividad pastoral del presbítero.  “Oh, qué gran negocio es incensar y ofrecer este sacrifico, y andar estas cosas juntas. Porque para hacerse bien y ser valerosas no se ha de apartar una de otro! El incensar es orar y aquel ha de tener por oficio el orar que tiene por ofi­cio el sacrificar, pues es medianero ente Dios y los hombres, para pe­dirle misericordia; y no a secas, sino ofreciéndole el don que amansa la ira, que es Cristo nuestro Señor (Pláticas espirituales, 2)” .